En prisión preventiva quedó por disparar a la casa de su ex pareja

Diversos cargos por delitos graves formuló la tarde de este martes (9 de octubre) la Fiscalía en contra de J.A.D.M., sujeto de 38 años que fue detenido ayer tras entregarse a la policía por su participación en los disparos hechos en contra de dos viviendas del sector sur y poniente de Punta Arenas.

Con un plazo de 90 días cuenta desde hoy el Ministerio Público para reunir los antecedentes que respalden los cargos que formularon en contra del sujeto, quien, de acuerdo a los antecedentes expuestos por el fiscal Felipe Aguirre, habría actuado motivado por celos en contra de su ex pareja.

Todo se habría iniciado el pasado domingo, cuando el sujeto llegó a calle Miraflores, donde vive su ex conviviente, protagonizando una escena de celos, dado que ella habría iniciado una nueva relación amorosa.

Cabe señalar que, por una causa anterior de violencia intrafamiliar, el imputado tenía prohibido acercarse a la víctima, orden que no respetó, provocando además daños en el teléfono celular de la denunciante.

Los disparos

Lo anterior, de acuerdo a la formalización, fue sólo el inicio del irracional actuar del despechado imputado, ya que bajo los efectos del alcohol y premunido de un arma de fuego que le habría facilitado un amigo, volvió la mañana de ayer a la casa de su ex conviviente, disparando al menos en tres oportunidades contra el frontis del domicilio.

Luego, habría encaminado sus pasos hacia calle Chorrillos en el barrio 18 de Septiembre, creyendo que era el domicilio de la actual pareja de su ex, disparando una vez más contra otro inmueble, episodios que habría efectuado “borrado” bajo los efectos del alcohol, por lo que no recordaría su participación en los hechos imputados.

En definitiva, a J.A.D.M. se le imputaron cargos por amenazas en contexto de violencia intrafamiliar, daños simples, desacato, femicidio frustrado, homicidio frustrado, y porte y tenencia ilegal de arma de fuego, cúmulo de delitos graves que llevó al fiscal Aguirre a pedir la medida de prisión preventiva, cautelar que fue acogida por el juez Pablo Miño, quien ordenó el encierro, al menos, mientras dure la investigación.

Print Friendly, PDF & Email