Connect with us

Magallanes

Neuromarketing para tu vida

Published

on

Por: Daniela Vásquez Mansilla 
Sicóloga especialista en terapia sistémica

Una de mis partes favoritas del libro Hábitos Atómicos de James Clear es el “Diseño de ambientes” (Sí, sigo transmitiendo sobre ese libro, pero es que quiero compartir esto con ustedes). Frecuentemente y no tan conscientemente, las personas elegimos en base a nuestro ambiente: elegimos lo que está más cerca, lo que es más fácil, lo que todos a nuestro alrededor usan, lo que nos es presentado de una forma agradable y atractiva. Los supermercados utilizan esto, y ponen las pequeñas golosinas al lado de las cajas, para que, mientras esperamos en la fila para pagar, estén a nuestra disposición. ¿Quién no se ha llevado un chicle o un pequeño chocolate, esa compra impulsiva de última hora? Quiero plantearles cómo usar esa lógica en nuestras vidas y lograr lo que queremos sin caer en círculos viciosos de fracaso y frustración.

Básicamente lo que se propone es que las conductas de los hábitos que queremos implementar se activan de acuerdo a las señales del ambiente. Por ejemplo: Si yo quiero tomar 8 botellas individuales de agua durante el día, debo poner esas señales en mi ambiente, debo verlas todo el tiempo. Entonces pondré dos botellas de agua en mi escritorio, una en el mesón de la cocina, una junto a mi plato de comida al almuerzo, una en mi mochila, otra al lado del hervidor de agua para mi café, etc. Hacer que sea imposible que se me olvide que debo tomar esas botellas de agua. También podría colocar un post-it en mi monitor del escritorio con la palabra agua. Podría colocarle al fondo de pantalla de mi celular algo que me recuerde mi objetivo cada vez que veo el celular. Por otro lado, el diseño de ambientes también sirve para dificultar el despliegue de conductas asociadas a hábitos que queremos sacar de nuestra vida. Por ejemplo: Si quieres dejar o disminuir el uso de videojuegos, puedes desconectar la consola cada vez que terminas y guardarla en algún lugar lejos de la TV. Así, la próxima vez que quieras jugar, el esfuerzo de ir a buscarla y contactarla puede que te quite las ganas. Si no quieres comer comida chatarra o golosinas: no la compres, no tengas un lugar en tu casa para ella. No todo se trata de voluntad, motivación o disciplina, no es necesario que nos probemos que somos capaces de no caer en la tentación todo el tiempo, es posible vivir una parte de nuestra vida desde la estrategia.

Vivimos en un mundo en donde todo el tiempo estamos siendo manipulados (redes sociales, marketing, influencers, medios de comunicación) para comprar cosas, pensar ciertas cosas, sentir ciertas emociones y no somos conscientes de una parte importante de ello. Nuestro cerebro actuará en base a su ambiente, en base a las señales que se le presenten y a la ruta más fácil y más directa, por lo que: ¡Manos a la obra! ¿Qué hábito quieres implementar y cómo podrías diseñar tu ambiente para facilitarlo?

Lo que más me gusta del diseño de ambientes es que nos otorga el control de crear nuestro mundo en los lugares que habitamos contantemente, que en general serían nuestro hogar y nuestro espacio de trabajo. Nosotros podemos modificar nuestros espacios y como dice el autor “Sé el diseñador de tu mundo y no solamente un consumidor dentro de él”.

Te invito a tomar acción.

Advertisement

Copyright © Material periodístico propiedad de El Magallánico 2017 - 2023 Template 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.