Compró lanzacohetes antitanque en la feria de la Villa Alfredo Lorca y terminó preso

Hace dos o tres años, y por un monto de 30 mil pesos, un vecino de la población Nelda Panicucci habría comprado un lanzacohetes antitanque en uno de los puestos que se instalan en la Villa Alfredo Lorca de Punta Arenas. Lo que no sabía es que el armamento bélico que mantenía en su domicilio estaba cargado y listo para ser disparado, y que, además, el día de hoy le traería graves problemas penales.

Cargos por receptación e infracción a la Ley de Armas se le formularon hoy (17 de noviembre) a C.H.A.B., de 45 años, quien entregó a la PDI el armamento pesado que se le encontró en su vivienda, en el marco de otra investigación que conducía la Brigada de Homicidios y que los condujeron al domicilio del imputado.

Según declaró el individuo a la policía, lo compró con la única finalidad de mantenerlo de adorno, sin saber que estaba cargado.

Sin embargo, la gravedad de la tenencia de este tipo de armamento -explicó el fiscal Sebastián González- tiene aparejado penas de cárcel que van entre los 5 y 15 años de cárcel, pena a la que se expone el imputado de ser condenado de manera efectiva, ya que mantiene otras dos condenas por infracción a la ley de drogas y por violencia intrafamiliar, lo que lo pone en un escenario sumamente adverso, más allá que si tenía o no conocimiento de lo delicado del asunto y el peligro al que se expuso.

Dado lo anterior, el fiscal solicitó la medida cautelar de prisión preventiva, medida que encontró oposición en la defensa, pese a lo cual fue acogida por el magistrado Cristian Armijo, quien decretó el encierro temporal, al menos, mientras dure la investigación del Ministerio Público que permita determinar la responsabilidad del imputado y la procedencia del armamento. Para ello se fijó un plazo de 3 meses.

Print Friendly, PDF & Email