Proyecto apunta a trabajar con ‘nuevas masculinidades’ para bajar tasas de violencia de género

En dependencias de la Delegación Presidencial Regional, Casa de los Intendentes, se llevó a cabo una reunión entre la delegada presidencial regional, Luz Bermúdez Sandoval, la coordinadora de Seguridad Pública, María de los Ángeles Flores y la directora de la Dirección de Género de la Universidad de Magallanes, Sintia Orellana Yévenes, en la cual se realizó la presentación de un proyecto innovador que apunta a trabajar con las masculinidades en pro de la seguridad pública en la región.

Dada la preocupación del Gobierno por la tasas de violencia de género a nivel regional, que superan el promedio a nivel nacional, es que a solicitud de la delegada presidencial, la coordinadora de Seguridad Pública gestionó una propuesta de la Universidad de Magallanes, con un abordaje distinto: el de las masculinidades.

La delegada Bermúdez explicó que “se tomó contacto con la Unidad de Género de la Universidad de Magallanes, quienes hoy nos han hecho una propuesta de trabajo pensando en intervenciones que ayuden en términos culturales a deconstruir ciertas conductas asociadas a género, de manera que nos permita también ir previniendo delitos, desde las riñas callejeras, conducción bajo el consumo de alcohol, pero sobre todo el problema que nos preocupa de violencia intrafamiliar”.

El proyecto se denomina “Somos” y planteará nuevas masculinidades, con la intención de que los jóvenes estudiantes se miren a sí mismos, como grupo y comiencen a cuestionar esta forma de ser hombres. Existe un machismo implícito que dice qué cosa puede hacer un hombre y cuáles no. Los roles, los estereotipos de género están muy presentes y afectan gravemente a las masculinidades, eso obliga, por ejemplo, a no poder expresar emociones que no sean la rabia, a vestirse de cierta manera, a no hablar sobre los conflictos con las amistades, sino a guardarlos.

La directora de la Dirección de Género de la Universidad de Magallanes, Sintia Orellana Yévenes, nos explica que “todo eso, va generando que tú construyas tu identidad de una cierta manera y esa identidad hoy en día se está cuestionando por la violencia, que finalmente, la masculinidad hegemónica, que es lo que está presente hoy en día, es cómo tienes que ser hombre en la sociedad, te va llevando todo a ser una persona agresiva y violenta”.

Es por eso que este proyecto está pensado desde la seguridad, desde la prevención de la seguridad pública, para poder disminuir la cantidad de delitos, sobre todo delitos en contra de las mujeres. Todo lo que es violencia contra la mujer, violencia psicológica, sexual, física, que muchas veces termina en femicidio. Poder prevenir estos delitos a través del trabajo con hombres. Está pensado comenzar a trabajar con colegios y estudiantes varones universitarios, a través de capacitaciones y talleres.

La idea, dice Sintia, es trabajarlo con la delegada presidencial, con la Subsecretaría de Prevención del Delito, con la Seremi de la Mujer. Los diferentes órganos públicos, más la Universidad de Magallanes, permitirán tener un proyecto a dos años, un plan piloto, con el cual a mediano plazo, se logre reducir los niveles de violencia en contra de la mujer en la región de Magallanes.

Agrega que “creemos que esta es la vía para lograr cambios culturales que bajen las tasas de violencia contra la mujer. Nosotras de la Dirección de Género llevamos cinco años trabajando y uno de nuestros ejes es, claramente, la prevención de la violencia contra la mujer, las niñas y las mujeres, pero estamos convencidas, tal cual lo está diciendo ahora el Ministerio de la Mujer, que este trabajo ya hay que empezar a hacerlo con hombres. No podemos seguir hablándole a las mujeres de prevención de violencia contra las mujeres. Tenemos que trabajar con los hombres. Entonces estamos muy ilusionadas de que esto funcione bien y de que podamos conseguir el financiamiento y poder ejecutar este proyecto”, reflexiona.

Por su parte, la coordinadora de Seguridad Pública, María de los Ángeles Flores, tiene la convicción de que esto tendrá un impacto positivo dentro de la comunidad en los próximos años: “Este es un proyecto innovador, porque estamos abordando una temática que tal vez anteriormente no se había tomado con la fuerza o con la intensidad que se requiere en este caso, pero la idea es replantear las masculinidades en todo su contexto. Tenemos que considerar la seguridad pública y la prevención como una cultura de vida, entonces esto nos permite replantearnos cómo nosotros nos relacionamos con otros hombres, o con hombres y mujeres desde la perspectiva masculina. Lo que nos da una visión diferente de lo que es la materia de la seguridad, cómo nosotros abordamos las problemáticas, cómo resolvemos conflictos entre las masculinidades y cómo avanzamos juntos hacia una mejor sociedad”.

Está pensado en un trabajo de a lo menos dos años, que incluye difusión, que nos vayamos haciendo algunas preguntas, incluso socializar el tema de las masculinidades y qué relación tienen con la seguridad pública. Es importante que la comunidad se vaya sensibilizando, vaya entendiendo por qué estamos trabajando desde esta perspectiva. Estamos pensando en trabajar con escolares, con estudiantes, pero también con los servicios públicos, porque tenemos que ver la manera de ir aunando esfuerzos, en un problema que, como sociedad, nos involucra a todas y a todos”, concluye la delegada presidencial.

Print Friendly, PDF & Email