Enap Magallanes promueve paridad de género en sus prácticas laborales

Complementando el trabajo que se inició en 2022, con conversatorios regionales que promueven la incorporación de mujeres en la industria, este año ENAP Magallanes estableció un foco de paridad de género en la oferta de prácticas laborales.

Para ello, se conformó una comisión bipartita encargada de evaluar las postulaciones, según mérito e intereses de todos los estudiantes, pero con una mirada de género. Esto permitió que de los 50 cupos dispuestos este año, 7 hayan sido abarcados por mujeres, quienes cumplen labores en terreno principalmente, en áreas como tornería, construcción, mecánica y electricidad. “Estamos muy contentos porque este año hemos logrado incorporar mujeres, alumnas de la jornada diurna y vespertina del Liceo Industrial, con quienes trabajamos el año 2022 motivando y demostrando, a través de la experiencia de profesionales mujeres que se desempeñan en ENAP, que es posible que las mujeres se incorporen a la empresa y que son bienvenidas”, señaló Paulina Lagos, gerente(i) de personas ENAP Magallanes.

Según requerimiento académico, las prácticas de los estudiantes van entre las 180 y 360 horas, la mayoría de corte técnico-operativo, cumpliendo labores en distintos centros de trabajo como Laredo, Cabo Negro, Posesión, Cerro Sombrero y edificio central.

Las postulaciones se canalizan a través del portal trabajando.com, que es por donde ENAP realiza todos sus procesos regulares de reclutamiento y selección.

Testimonios

En el área de tornería está Francisca Oyarzún, estudiante del Liceo Industrial de Punta Arenas, quien valoró la oportunidad de ingresar a ENAP. “Me enseñaron metrología, porque aquí se ocupa pulgada. Es muy importante, llevo una semana y media y he aprendido mucho. ENAP es una empresa relevante por el petróleo y gas”, expresó Francisca, quien cumple labores en los talleres de maestranza en Laredo.

Al igual que ella, su compañera Fernanda Cárdenas, es parte del equipo en el complejo industrial, distante a 25 kilómetros de Punta Arenas. Ella es del Liceo Industrial, de la especialidad de construcción. “No todos tienen la suerte de entrar a ENAP y hay que aprovechar. Espero que me vaya muy bien y llegar a trabajar en la empresa. Entiendo que se está buscando una igualdad de hombres y mujeres, porque siempre ha habido más hombres, entonces es una oportunidad grande para demostrar que las mujeres igual podemos hacer lo mismo que ellos”, afirmó.

En el área de electricidad está Jocelyn Barrientos, quien valora que no exista diferencia de trato entre hombres y mujeres. “ENAP fue al Liceo Industrial a promover sus prácticas y no pensé en quedar, pero estoy feliz de haber quedado. Ha sido una buena experiencia, todos son muy amables y estoy aprendiendo mucho”, expresó.

Todas ellas comparten actualmente con otros estudiantes que se encuentran haciendo su práctica en ENAP, como es el caso de Sidney Romero, quien viajó desde Concepción para estar en la filial más austral de la empresa. Él es estudiante en Inacap, de la carrera de Ingeniería Mecánica en Mantenimiento Industrial. “Dos semanas antes de Navidad me llamaron y tras pasar todo el proceso quedé seleccionado, era parte de mis metas al egresar de la carrera, ya que a nivel nacional e internacional ENAP ha sido reconocida como una buena empresa y una excelente escuela para nosotros, los futuros profesionales”, afirmó.

En el complejo industrial de Laredo también asiste el estudiante Francisco Quezada, técnico en mantenimiento industrial. “ENAP es una empresa muy reconocida en la región, he trabajado en el área, en una empresa relacionada con ENAP y pasé la mayor parte del tiempo de mi etapa laboral en los campamentos, por eso quise hacer aquí mi práctica. Son muy acogedores en el equipo de trabajo y toman mucho en cuenta lo de la seguridad de las personas, que es importante también”, expresó.

Print Friendly, PDF & Email