“Sirena de Hielo” busca romper nuevo récord nadando entre glaciares en la Antártica

Tras tomarse un breve descanso post nado en Irlanda, Bárbara Hernández regresa con todo a su entrenamiento, pues el próximo año lo iniciará con un enorme desafío, el cual la pandemia le obligó a postergar: nadar en la Antártica.

Para preparar su cuerpo –ser más veloz y más liviana- la Sirena de Hielo comenzará con su preparación entre glaciares en Magallanes hasta el 14 de septiembre, con la ayuda de la Armada de Chile quienes ven lo referente a seguridad y logística. Además, el día 11 participó del Chapuzón en Natales, para dar bienvenida a la temporada de turismo, actividad abierta a toda la comunidad (y solo para valientes).

Al mismo tiempo, y con su carisma inigualable, realizará el 25 de septiembre–entre los espacios que le deja su preparación física- clínica, una charla gratuita abierta a la comunidad, sobre hipotermia y seguridad acuática, con la agrupación de Caleta Abarca.

Siempre por más

El fin de año llegará cargado de competencias para Bárbara. Los días 1 y 2 de diciembre competirá en la World Cup de Aguas Gélidas en Estonia. Luego, los días 8 y 9 nadará en Alemania. La Sirena aclara que “todo lo que viaje en el segundo semestre está enfocado en la preparación de las competencias en aguas frías y en lo que será enfrentarme a la Antártica en enero de 2023”.

Actualmente, la Federación Internacional de Natación está postulando el nado en hielo para que forme parte de los Juegos Olímpicos de Invierno. Bárbara explica que las características de esta especialidad son que “la temperatura del agua debe estar entre los 5 y 0 grados Celsius. No se compite con traje de neopreno ni ninguna grasa o aislante del frío y las distancias son similares a la natación en piscina”.

Para llegar con el estado físico y la preparación óptima, utiliza el smartwatch de Garmin, Fénix 7. “Para planificar es mi mejor aliado. En entrenador toma todas las métricas y en función de eso se planifican los entrenamientos, los descansos y la carga de las pesas. Cuando hago aguas abiertas es un indicador de la hipotermia indispensable”, añade.

Su meta es solo una: “voy a ir con todo por un nuevo Guinness Record y realizar un documental en la Antártica”.

Print Friendly, PDF & Email