En Punta Arenas cierra exposición itinerante que critica la expansión colonial europea

En octubre del año 2020 se conmemoraron 500 años de la navegación por el Estrecho de Magallanes a cargo del capitán portugués Hernando de Magallanes y el marino español Juan Sebastián Elcano.

Entendiendo este suceso como clave para la globalización colonial europea y la devastación que significó para las primeras naciones, el artista Günen, que centra su trabajo entre Valparaíso y Punta Arenas, estará compartiendo la exposición Mapu: no hay suficiente espacio en la memoria del dispositivo, en el que colaboraron artistas de múltiples disciplinas.

El proyecto artístico llegó a Punta Arenas el pasado 6 de septiembre, cuando se cumplieron 500 años de la primera circunnavegación europea de la Tierra. La muestra está en LiquenLab, en calle Chiloé Nº 420, y estará abierta hasta el 16 de septiembre entre 18 y 20 horas, con excepción de miércoles y domingos. El último día de muestra, el 16 de septiembre, habrá un conversatorio de cierre a las 18 horas.

Este es un proyecto financiado por el Fondart Nacional 2020, del Ministerio de Cultura, las Artes y el Patrimonio de Chile, su entrada es liberada y abierta a todo público. Con esta exhibición el proyecto cierra su itinerancia que incluyó a las ciudades de Valparaíso, Temuco, Valdivia y Santiago.

La Obra

Se trata de una creación interactiva con pantalla táctil, que tendrá de espectador/jugador a una persona por vez, quién, al iniciar, podrá seleccionar el idioma de la obra entre el mapuzugun, castellano o inglés.  La videoinstalación jugable, está acoplada a una escultura textil fabricada por Bicha Sombra y contiene dos videojuegos programados por la artista Inpar, conectados por un pixelado contenido audiovisual, montado por Javiera Águila, junto a una degustación de alimentos elaborados por Martina Knittel a base de flora nativa.

El primero de los videojuegos se titula Memory Invaders y es un collage con elementos del clásico videojuego Space Invaders, de las obras pictóricas La Virgen de los Navegantes de Alejo Fernandez y El origen del mundo de Gustave Courbert. “En este videojuego la Virgen es una nave nodriza que dispara chorros de agua bendita desde su vulva a las cabezas de los navegantes imperiales que venían a conquistar nuestro continente, y los desenmascara como alienígenas”, cuenta Günen, parte del equipo creativo del proyecto.

El segundo videojuego, que es parte de la exhibición, se titula MagMan y se basa en otro clásico, Pac Man. “Aquí el comecocos es la cabeza de Hernando de Magallanes que acosa a las primeras naciones de esta tierra, pero acaba siempre perseguido y asediado por sus fantasmas y espíritus” asegura el artista.

La exhibición, construida como una experiencia, es una invitación a cuestionar la influencia de los mapas en nuestra desdibujada identidad con vista a occidente, quizás un llamado urgente a reavivar lo ancestral en nosotros.

Print Friendly, PDF & Email