Foto Archivo

Fue detenido dos días seguidos por armar escándalo en cuarteles policiales

Una situación más que inusual, y que llamó la atención, ocurrió este fin de semana en Punta Arenas, siendo protagonizada por un individuo de 27 años que acudió a los cuarteles de la PDI y de Carabineros, y en ambos lugares terminó detenido por proferir amenazas y agredir a los policías de guardia.

Primer round

Inexplicable resulta la actitud de E.A.S.M., quien acudió el viernes en la noche hasta el cuartel de la PDI de calle Errázuriz, según los antecedentes judiciales, pidiendo ver la foto del Presidente Gabriel Boric.

En ese contexto, se habría iniciado una discusión con el personal de guardia, cuando fue conminado a abandonar el edificio al no requerir ningún servicio policial, situación que habría detonado la ira del individuo, lo que terminó enfrascándolo en una rellerta con los detectives, resultando tres funcionarios con lesiones leves, y el hombre esposado amenazando a los involucrados.

Por lo anterior, enfrentó audiencia judicial en la cual se le formularon cargos por maltrato de obra a funcionario de la PDI, quedando con la prohibición de acercarse a los policías o al cuartel de Investigaciones, a menos que tuviese que hacer algún requerimiento de orden policial.

Segundo round

Más inentendible resulta lo sucedido la tarde del sábado, ya que cerca de las 17:45 horas acudió a dependencias de la 1ª Comisaría de Carabineros, pidiendo hablar con un funcionario, identificándolo por el apellido.

El policía de guardia le dijo que no había ningún suboficial con ese apellido, o que al menos a él no le era familiar.

En ese contexto, el carabinero requirió la cédula de identidad del sujeto quien no sólo se negó a identificarse, sino que comenzó a gritar amenazas de muerte contra el uniformado, motivo por el cual, una vez más, terminó maniatado y esposado.

En virtud de este segundo episodio, E.A.S.M. debió comparecer nuevamente ante el magistrado Cristian Armijo, siendo ahora imputado como autor de amenazas y por ocultación de identidad.

Así las cosas, el fiscal de turno decidió unificar ambas causas, por las cuales quedó con prohibición de acercarse a las unidades policiales mencionadas, a no ser que sea por una emergencia o trámite, y quedó con la prohibición de abandonar la región mientras dure la investigación, para lo cual se fijó un plazo de 45 días.

Print Friendly, PDF & Email