Imputado por crimen de militar aseguró: “¡Yo no tuve nada que ver con el homicidio!”

La mañana de este lunes (27 de diciembre), se llevó a cabo la audiencia de formalización de cargos en contra del ciudadano colombiano, B.A.A.S., quien está siendo sindicado por la Fiscalía como el presunto autor del homicidio de un militar ocurrido la madrugada del pasado sábado al interior de un local nocturno del centro de Punta Arenas. En la oportunidad el investigado quiso dar su versión de los hechos, afirmando que no tuvo ninguna relación con el hecho de sangre en el que se le implica.

Tras 48 horas de ampliación de la detención, hoy pudo hacer uso de la palabra B.A.A.S., quien, en parte de su relato afirmó que, la madrugada de Navidad, compartió con familiares en un domicilio, y cerca de las 2 horas habría salido para reunirse con un amigo en el centro de la ciudad, iniciando un periplo -según sus palabras- por una discoteca de calle Pedro Montt, para luego retirarse a un “after” para concluir la velada.

En el segundo local -añadió- habría sufrido un corte en una de sus manos, lo que lo obligó a dirigirse a al Hospital Clínico, no sin antes haber sido agredido en la vía pública por desconocidos, lo que justificaría las lesiones que mantiene en su rostro.

“No tengo nada que ver, yo le estoy diciendo la verdad. Ustedes pueden hacer lo que sea necesario, yo accedí voluntariamente a todas las pruebas y controles, no me opuse a nada (…) siempre quise declarar y nunca me negué a que se tomaran muestras de las manchas de sangre que tenía en mi ropa, porque la sangre que había en mi ropa es por la herida que me hice en el baño del local (“after”).

La defensa del imputado, a cargo del abogado Pablo Santander, presentó como antecedentes un relato detallado del supuesto recorrido de su representado junto a su amigo por el centro de la ciudad, detallando las cámaras de vigilancia que existen en la zona para pedir que sea verificada la versión que ellos entregaron. Además, pidió que se alzara el secreto bancario de B.A.A.S., ya que utilizó su tarjeta para pagar sus consumos en la discoteca, lo que lo posicionaría -según su alegación- en un sitio diferente a la misma hora en que se cometió el crimen de calle Errázuriz.

La Fiscalía subrayó que el imputado fue reconocido por el amigo del occiso, quien también resultó herido, argumento que sostendría la aseveración de su participación en la gresca ocurrida en el “nigh club”, reconocimiento que también habría hecho el portero del recinto, identificación que la defensa cuestionó del todo.

Cabe recordar que mientras la víctima fatal era declarado fallecido en el Hospital Clínico y su amigo recibía atención médica, llegó hasta el Servicio de Urgencias el imputado con rastros de sangre en su ropa, lo que alertó al policía de guardia, realizándose las gestiones a través de fotografía para que testigos pudieran identificarlo, mecanismo que el defensor Santander reprochó como irregular.

Pese a la oposición de la defensa, el fiscal jefe de Punta Arenas, Fernando Dobson, solicitó la prisión preventiva del imputado, medida que fue acogida por el magistrado Cristian Armijo, quien ordenó el encierro del imputado, al menos, mientras dure la investigación, o hasta que los antecedentes que se tienen hasta ahora varíen sustancialmente.

Será entonces muy relevante el resultado de los peritajes genéticos que deba realizarse a las manchas de sangre de la ropa del imputado, quien no sólo aseguró no estar involucrado en el asesinato de Matías Muñoz Maturana, sino que afirmó ni siquiera conocer el club nocturno “Private”, lugar en que ocurrió el fatídico hecho.

Se fijó un plazo para la investigación de 70 días.

Print Friendly, PDF & Email