Imputado por atropello fue enviado a prisión pese a que defensa planteó dudas razonables

A la cárcel, al menos mientras dure la investigación, fue enviado hoy (2 de julio) J.F.R.V., de 24 años, conductor que habría protagonizado el fatídico atropello ocurrido la madrugada del pasado miércoles. En el Juzgado de Garantía de Punta Arenas se resolvió que las pruebas que hasta el momento se han dado a conocer, permitirían atribuirle responsabilidad el lo sucedido. Sin embargo, los argumentos de la defensa siembran dudas, respecto de la participación del detenido, postulando que a la misma hora él estaba siendo fiscalizado por infringir el toque de queda en otro punto de la ciudad.

Cargos por un cuasidelito de homicidio e infracción a la Ley Emilia, que obliga a los conductores a detenerse, ayudar y dar aviso a las autoridades sobre un accidente de tránsito, formuló el fiscal Sebastián González en contra del imputado, atribuyéndole responsabilidad en el hecho ocurrido cerca de las 3:30 horas, horario que sería relevante más tarde para la teoría de la defensa.

Según lo expuesto por la Fiscalía, el conductor golpeó con el costado izquierdo de su vehículo a la víctima, alcanzándolo primeramente con el espejo lateral, y luego con el cristal y el marco de la ventanilla trasera del mismo lado del vehículo. Argumentó que se encontraron rastros de sangre y bellos en dicha zona, los que fueron levantados como evidencia por los laboratoristas de Carabineros, a fin de cotejarlos más adelante con pruebas de ADN.

De acuerdo a los antecedentes dados a conocer, el conductor y sus acompañantes no se detuvieron, dejando morir en el lugar a la víctima, logrando identificar el vehículo involucrado a través de cámaras de vigilancia.

Dada la gravedad del desenlace, un eventual peligro de fuga, y el agravante moral de haber escapado sin prestarle auxilio a la persona, el fiscal González pidió la prisión preventiva, sacando a colación que no es primera vez que el imputado enfrenta a la justicia, ya que en 2015 fue condenado como autor de lesiones graves gravísimas, tras agredir en la cabeza a un joven con el que se enfrascó en una pelea en una discoteca.

Teoría de la defensa

Muy distinta es la historia que planteó el defensor particular Juan José Arcos, quien apuntó su teoría del caso a poner en duda la participación de su representado en el accidente. Y lo hizo con los mismos documentos que la Fiscalía presentó como antecedentes, ya que la declaración de una testigo que señaló que el accidente ocurrió a las 3:30 horas, momento en que sintió un estruendo en la esquina en que fue encontrada la víctima.

A la misma hora la central de comunicaciones de Carabineros despachó un carro a dicho lugar tras recibir el aviso, al igual que el llamado al Samu para asistir al malherido peatón.

No obstante, a esa misma hora, 3:30 horas, el imputado permanecía retenido por Carabineros, luego que fuera fiscalizado en calle Prat, tras ser sorprendido circulando sin permiso durante el toque de queda, saliendo de la comisaría 45 minutos después aproximadamente, de acuerdo a la denuncia sanitaria cursada en su contra.

La imposibilidad de que estuviera en dos lugares al mismo tiempo, permitió sembrar una duda entre los intervinientes, arrastrando incluso el debate a un álgido entredicho entre el fiscal y el juez Franco Reyes, quien debió llamar al orden en tres oportunidades al representante del Ministerio Público.

Sumó Arcos a sus argumentos que el pre-informe de la Siat no logra establecer la causa basal del suceso, siendo el fiscal quien, en base a la lógica y experiencia, asumió que se trató de un atropello en virtud de los antecedentes que hasta ahora maneja, según él mismo González argumentó al juez.

Si no fue él ¿Por qué quería entregarse?

Respondiendo a dicha interrogante surgen las palabras de la defensa en que se manifestó que, con el paso de las horas, el imputado se enteró de la muerte en la avenida España, mismo lugar donde recibió un golpe en su vehículo, que él atribuyó se trataba de algún intento de robo mientras circulaba. Entonces, -según Arcos- buscó asesoría para poner a disposición el vehículo con la finalidad que fuera periciado, sin asumir para nada el haber atropellado a alguien, pero sí cumplir con lo que estimaba correcto.

Resolución judicial

Tras un extenso debate, el magistrado Franco Reyes resolvió acceder al encierro preventivo, considerando que “es posible establecer al menos hasta ahora” que las lesiones sufridas por la víctima fueron provocadas por un vehículo, y que sumado la declaración del imputado y las dos personas que viajaban con él, daría sentido a la participación de J.F.R.V. en el fatal accidente.

Se fijó un plazo de 60 días para la investigación.

Print Friendly, PDF & Email