Falleció destacado militante histórico del Partido Comunista en Magallanes

El Partido Comunista de Magallanes informó hoy (20 de junio) el fallecimiento del destacado militante, dirigente partidario, sindicalista y luchador social, Francisco Alarcón Barrientos. Su deceso se produjo en el centro asistencial donde se encontraba internado.

“Con profundo agradecimiento inclinamos nuestras banderas para saludar el ejemplo de vida del compañero ‘Pancho’ Alarcón, su compromiso y dedicación a las luchas del pueblo y los trabajadores, su incansable lucha en la promoción y defensa de los DD.HH. Con orgullo recordamos su dilatada trayectoria militante, que lo mantuvo hasta sus últimos años entregado a tareas partidarias, por lo que fuera reconocido el año 2018 con la Medalla Luis Emilio Recabarren, máxima distinción que entrega nuestro Comité Central”, señaló el comunismo regional a través de un comunicado de prensa.

Además, se extendió una invitación a militantes y amigos del partido, y a la comunidad toda, cautelando las correspondientes medidas sanitarias, a acompañar el recorrido de la caravana vehicular que saldrá del Hospital Clínico de Magallanes hoy a las 15:30 horas, con destino a la sede del partido (Chiloé 1258), tras lo cual, el cortejo fúnebre se dirigirá al Cementerio Municipal, lugar en que a las 16:30 horas, junto a la familia, se le rendirá un homenaje al compañero.

“Despedimos a un comunista cabal, luchador incansable, y sobre todo a un hombre fundamental para la historia de nuestra región. Vaya nuestro afecto solidario y sentidas condolencias para su familia en este doloroso momento”, concluye la misiva emanada del Partido Comunista.

Historia de un luchador

Francisco Alarcón Barrientos nació en 1936, en la localidad de Gamboa en Chiloé. Llegó a Magallanes en barco junto a su madre y sus nueve hermanos, el año 1952.

Estudió y trabajó en Magallanes. Entre sus actividades laborales más importantes, se cuentan las efectuadas en las minas de Carbón de Río Turbio, Argentina, donde fue dirigente sindical. Luego en Punta Arenas el año 1962 comenzó a trabajar en el yacimiento carbonífero de Pecket, destacándose como presidente del sindicato por varios años. Desde el año 1968 a 1971, fue presidente regional de la CUT (Central Única de Trabajadores) Magallanes. El año 1971 fue elegido regidor de la comuna de Punta Arenas.

El 11 de septiembre de 1973 fue detenido y procesado por la dictadura cívico militar, y tres años después fue expulsado del país. Junto a su familia llegó exiliado a Francia, radicándose más tarde en Bulgaria. En este último país trabajó y realizó estudios superiores en Ciencias Políticas, como así también estudió en Francia y Moscú, títulos que no fueron reconocidos en Chile.

Fue activo luchador de la solidaridad internacional por la recuperación de la democracia en nuestro país. El año 1984 se trasladó a Argentina con su familia, donde junto a otros compañeros, entre ellos Armando Figueroa y Luis Soto, organizaron el encuentro de exiliados en la frontera con Chile el año 1986. En diciembre del año 1987 ingresó clandestinamente a Punta Arenas, siendo detenido y enjuiciado por la dictadura. Ya en el año 1990, participa activamente en la campaña presidencial de la oposición y en las parlamentarias del mismo año. Posteriormente, durante sus últimos años de vida laboral activa fue dirigente del Sindicato de Asistentes de Educación.

Francisco Alarcón, destacó por su convicción, por su entrega en la protección y promoción de los Derechos Humanos (DD.HH.) en nuestro país. Desde la vuelta a la democracia estuvo ligado a organizaciones de DD.HH., destacándose hasta principios de 2015 como presidente de la Unión Comunal de Agrupaciones de Derechos Humanos y presidente de la Agrupación de ex Presos Políticos. Lideró la lucha por la no licitación de la Casa de los Derechos Humanos, ex centro de detención y tortura, patrimonio histórico y de memoria de nuestra región, inmueble por el que también luchó para que la Armada de Chile lo entregara a las agrupaciones de DD.HH. como un acto de desagravio.

Hasta que su salud se lo permitió, se mantuvo activo como militante del Partido Comunista, participando en el ámbito de DD.HH., y centrando sus esfuerzos en escribir un libro autobiográfico en el que buscaba reflejar la historia de nuestro país a través de su propia historia.

Militó por más de 60 años en el Partido Comunista, cumpliendo distintas responsabilidades, entre ellas la de secretario regional en Magallanes. El año 2018 se hizo acreedor de la Medalla Luis Emilio Recabarren, máxima distinción partidaria que resuelve el Comité Central.

Cumplió 58 años de matrimonio con Lidia Navarro, con quien tuvo dos hijos, Francisco y Patricia, cuatro nietos, Natasha, Tamara Jorge y Hernán, y 2 bisnietos, Camilo y Óscar.

Print Friendly, PDF & Email