Sobre automóvil se desplomó parte de la Casa de los Derechos Humanos

Una providencial intervención fue la que salvó hoy (17 de noviembre) al pastor brasileño Ribamar Matos que, mientras estaba al interior de su vehículo detenido en la avenida Colón de Punta Arenas, sintió el estruendo que provocó la caída sobre su móvil de parte de la estructura de la siniestrada Casa de los Derechos Humanos.

Una racha máxima de viento de 55 kilómetros fue la que se reportó hoy en Punta Arenas de acuerdo a los datos entregados a El Magallánico por el departamento de Meteorología del Aeropuerto Carlos Ibáñez del Campo. Condición climática para nada distinta, e incluso, mucho más mesurada que en otras oportunidades.

Sin embargo, el abandono del edificio siniestrado y la condición climática parecen haberse conjugado de manera perfecta para provocar la caída de una parte del frontis del edificio, lo que afortunadamente no provocó desgracias personales.

Cabe recordar que el edificio de los Derechos Humanos fue incendiado el pasado 28 de febrero, fecha desde que permaneció con un cierre perimetral, aunque sin ningún tipo de mantenimiento u obra.

Es desplome afectó las dependencias del segundo y tercer nivel, en el ala sur-oriente del edificio, desprendiéndose completamente el muro de fachada de la antigua construcción, restos de concreto que cayeron sobre el Renault Symbol del pastor de la Iglesia Universal.

Print Friendly, PDF & Email