Trabajadores de la Salud podrán ir a su trabajo en sus vehículos pese a estar con restricción

Este jueves (10 de septiembre), el intendente de la Región de Magallanes, José Fernández, ofició al prosecretario accidental de la Cámara de Diputados, informando que, tras la entrada en vigencia de la restricción vehicular impuesta en Punta Arenas, como medida de mitigar la movilidad en la ciudad producto de la pandemia del Coronavirus, era necesario añadir una excepción adicional, que permita el libre tránsito a los funcionarios de la Salud.

El oficio aborda que la publicación en el Diario Oficial da cuenta de una serie de vehículos que quedan exceptuados de la restricción vehicular: “Vehículos de emergencia, vehículos fiscales y los vehículos destinados a las faenas de limpieza de calles, vehículos de servicios funerarios, vehículos de reparto de mercadería, vehículos con logo de empresas esenciales, vehículos de transporte público de pasajeros, urbanos, rurales e interurbanos, vehículos de transporte privado remunerado de pasajeros, transporte escolar, taxis básicos y sus modalidades, taxis colectivos dentro de su recorrido habitual, y los de transportes de carga”.

Sin embargo, no fueron considerados en dicho acápite, entendiendo la realidad sanitaria que enfrenta el país, los funcionarios de recintos hospitalarios y de salud primaria, quienes están cumpliendo un rol fundamental en la atención de pacientes afectados por la Covid-19.

Así parece haberlo entendido la autoridad regional, ya que consigna su decisión que: “La resolución no consideró como excepción a los funcionarios de la salud (Hospital Clínico. Hospital de las FF.AA. Clínica Magallanes y Consultorios Munícipales), por ello se adoptó la medida de que dichos funcionarios acreditando el hecho de ser funcionarios de los centros ya indicados, puedan circular, aunque el vehículo esté con restricción. Siempre y cuando sea en funciones del servicio, del hogar al trabajo y viceversa”.

La determinación garantiza entonces que cualquier funcionario de la salud pueda ir y volver a su lugar de trabajo en su vehículo particular pese a estar con restricción.

Se desprende además del oficio que esto no faculta a los trabajadores al libre tránsito o que quedan exentos de los controles vehiculares, sólo precisa que no serán multados si van en tránsito para cumplir funciones propias de sus labores profesionales.

Print Friendly, PDF & Email