115 nuevos contagios y dos renuncias detonan “terremoto político” en Magallanes

El ministro de Salud, Enrique Paris, fue quien encendió la mecha del estallido político que detonó la tarde de este domingo (23 de agosto) en nuestra región. Pero esto era algo que se venía generando hace días. Recordemos que, en sólo una semana, dos secretarias regionales ministeriales (Seremis) se han bajado del gabinete local: Patricia Mackenney, ex seremi de la Mujer y Equidad de Género y ahora Mariela Rojas, ex seremi de Salud. Sumado a eso, el complejo momento social y económico que la ciudadanía sobrelleva día a día por la pandemia del Coronavirus, todo se está conjugando para la tormenta perfecta de la actual gestión regional.

Las cosas claras y sin ánimo de mezclar peras con manzanas, las relaciones en el Gobierno Regional están bien complicadas a puertas cerradas. El primer traspié fue la renuncia a la UDI de la diputada Sandra Amar… ¿Qué tiene eso que ver? Que muchos actores de la derecha le atribuyen injerencia en varios de los nombres que hoy ocupan cargos de jefatura en carteras ministeriales a nivel local.

Desde esa renuncia, hay tensión entre los “Amaristas” y el resto del gabinete, problemas de convivencia que incluso han aludido a un distanciamiento entre la vocería del Gobierno Regional, a cargo de Alejandra Muñoz, y el intendente, José Fernández. Hay quienes incluso afirman que sólo se ven “para la foto”, pero ese tipo de rumores abundan hoy en día en los pasillos del palacio regional, así que, hay que creerles lo justo y necesario.

Renuncias

Echándole más presas al caldo, a mediados de esta semana, se conoció la aceptación de la renuncia que presentó Mackenney tras perder un proceso judicial laboral que iniciaron tres funcionarios de su secretaría. No menor si consideramos que la denuncia fue por vulneración de derechos fundamentales, conductas que se dieron en un contexto laboral al interior de uno de los estamentos en que mayor sensibilidad debiese existir respecto de los derechos de las personas; de ahí que se entendiera que la saliente autoridad decidiera presentar su cargo a disposición antes que se lo pidieran.

Su salida, tuvo repercusión a nivel nacional con la asociación de funcionarios y funcionarias del Ministerio de la Mujer y Equidad de Género y la Anef, que replicaron y condenaron la falta de acciones que en su momento no tomó el Ministerio de la Mujer, al conocerse la denuncia… acusaron que no se hizo nunca nada, pese a que se siguieron todos los conductos regulares.

Ya las cosas se estaban poniendo cuesta arriba para la gestión del intendente “Puchi” Fernández. No es menor que le renuncie una seremi en tan lamentables circunstancias. Bien pueda alguien decir que poca injerencia tuviera él en este tipo de decisiones , pero en la política los cargos pesan, en las buenas y en las malas, o como ahora, en las muy malas, por lo que las circunstancias descritas desestabilizan indudablemente el sitial del intendente.

Coronavirus

Ah pero, quedaría todavía paño que cortar, ya que hoy desde el nivel central las palabras incendiarias del ministro de Salud, Enrique Paris, no harían más que voltear el galón de combustible sobre la hoguera ya iniciada, luego de que responsabilizara públicamente, y de manera no tan discreta, a la autoridad sanitaria de Magallanes por las cifras de contagios de Covid-19 que se han registrado en los últimos días: hoy fueron 115 casos, ayer 80 y el viernes 92.

Las palabras textuales del ministro fueron: “Es algo incomprensible para la autoridad que esto se produzca, porque traduce una falta de preocupación de la comunidad, pero también yo llamo a que las autoridades de la región se coordinen de la manera más completa posible para lograr bajar esta tasa alta de incidencia y esta gran cantidad de contagios que están teniendo (…) hago un llamado a la autoridad sanitaria que depende de nosotros para que cumplan su labor a cabalidad, y también hago un llamado a todas las autoridades para que se coordinen de manera que logremos bajar estas cifras. En tercer lugar, hago un llamado también a los habitantes, porque deben respetar las normas sanitarias”.

Las alusiones directas hechas por el jefe de Salud no hicieron más que adelantar lo que algunos actores de la política afirman se veía venir: la salida de Mariela Rojas de la jefatura regional. Claro que nadie esperaba que fuera de la abrupta y alegórica forma en que lo haría, acusando a Paris de faltar a la verdad.

El comidillo político está enloquecido esta tarde, y hay quienes aseguran que el emplazamiento del ministro no fue sólo un llamado de atención para la cartera de Salud, sino que también para otras autoridades involucradas en la continencia sanitaria, ahondando más aún los problemas “intra-gubernamentales” que están afectando a la “moneda chica” en Magallanes. Todo esto después de una reciente y cuestionada visita del Presidente Sebastián Piñera, quien, según dicen, sólo vino a anunciar y supervisar obras del gobierno anterior. Pero eso, es harina de otro costal.

Print Friendly, PDF & Email