Fotografías: Agencia Surpress

Corte de Punta Arenas puso en pausa la tala de los árboles de la Plaza de Armas

Esta mañana (11 de julio) la Corte de Apelaciones de Punta Arenas acogió a tramitación el recurso de protección interpuesto con la finalidad de reconsiderar la tala de cuatro árboles centenarios de la Plaza de Armas Benjamín Muñoz Gamero. La resolución judicial dio orden de “no innovar”, poniendo en pausa la intervención de los ejemplares, al menos, hasta que las partes detallen los argumentos y estudios técnicos que avalen o desvirtúen la decisión municipal.

Un nuevo capítulo se escribe hoy respecto del eventual retiro de los antiguos árboles de la plaza, por un lado, está el municipio, en voz del alcalde Claudio Radonich y el departamento de Aseo y Ornato, que, en virtud de un estudio realizado, plantean que es imperativa la tala de cuatro ejemplares del punto cero de la ciudad; y por otro está un grupo de ciudadanos, que solicita que se busquen otras alternativas, aunque por ahora no han planteado alguna, sólo que se realicen otros estudios.

Lo cierto es que este tema comenzó a escribir sus primeras líneas a finales de 2017 cuando uno de los imponentes árboles se desplomó en la esquina sur-oriente de la plaza, dejando a tres personas lesionadas, hecho que, además de una poda inmediata en el sector central, derivó en un estudio aprobado por el concejo municipal a 60 antiguos árboles de la ciudad, el que concluyó con la necesidad de talar 5 de ellos por peligro inminente ya que presentaría un grado de putrefacción interior importante.

Fue así que el abogado Oscar Gibbons interpuso esta semana el recurso de protección ante la Corte de Apelaciones, la cual acogió a tramitación la iniciativa judicial, pero, para que se entienda bien, esto significa que el escrito está bien presentado y que cumple con los requisitos, aún no se ha resulto el fondo del asunto.

Eso sí, por mayoría, se dio orden de no innovar respecto de la acción concreta de talar, al menos, hasta que los ministros de la corte estudiante todos los antecedentes de las partes, el análisis presentado por el municipio, y los argumentos de los que están en contra de la tala, la cual, de acuerdo a lo expuesto por el alcalde, debería haber comenzado hoy.

Para eso, la Corte estableció un plazo de seis días hábiles, tiempo que tendrán los intervinientes para hacer llegar sus antecedentes.

Print Friendly, PDF & Email