Doce años de cuartelero: “Es un orgullo pertenecer al Cuerpo de Bomberos de Punta Arenas”

El 24 de junio de cada año se conmemora en Chile el Día del Cuartelero, personas contratadas por los distintos cuerpos de Bomberos del país para conducir y mantener siempre listos los vehículos que acuden a las emergencias para ayudar a la comunidad. En Punta Arenas el más antiguo de los cuarteleros es Sergio González Guentelicán quien cumple funciones en la 4ª Compañía Bomba Croata. Él conversó con El Magallánico y nos contó parte de su historia bomberil.

Sergio tiene 51 años, está casado, tiene tres hijos y disfruta de sus tres nietos. Hace 12 años que trabaja para el Cuerpo de Bomberos de Punta Arenas, pero su lazo con la institución partió en 1985, cuando siendo un adolescente se sumó como voluntario a las filas de su querida Bomba Croata.

A numerosas emergencias debió acudir, cumplió un sinfín de horas de guardia, y participó en cientos de capacitaciones para volverse un bombero útil y especializado en las escalas, herramienta de vital importancia para la labor en emergencia.

Sin embargo, en 2008 se abrió un cupo para pasar a ser parte del personal rentado de Bomberos, podría seguir sirviendo a la comunidad y a su cuartel, pero ahora con obligaciones contractuales, y que le permitirían llevar sustento a su familia. Tomó la oportunidad.

Indudablemente, contaba con la ventaja de los años de experiencia como bombero, pero hay que decirlo, en su mayoría, los cuarteleros de Punta Arenas han sido voluntarios en el pasado, lo que es una ventaja para la comunidad, ya que, en caso de que les toque llegar solos a una emergencia, cuentan con la experiencia para enfrentar la situación de manera adecuada a la espera de refuerzos.

Sergio junto al imponente QR-4, unidad porta escala de la Bomba Croata.

Su querida compañía

Emotivas son cada una de las palabras que Sergio expresa de su querida Bomba Croata, se percibe el afecto que mantiene con los colores de su compañía y con cada uno de los voluntarios.

Recordó con pesar lo ocurrido en 2012, cuando tras el desborde del Río de las Minas llegó a su cuartel de calle O’Higgins encontrando toda la planta baja anegada, además de sus carros cubiertos de barro, “fue un momento muy triste” comentó.

Revivió lo que fue esa jornada, “post” desborde, con muchas salidas, en las que, en su mayoría, era para auxiliar a familias. “Salimos todo el día, nos pedían ayuda para sacar a personas que tenían sus casas inundadas, fue un día agotador en que vimos la desesperación de los vecinos”.

Aprovechó el cuartelero de enviar un mensaje a los bomberos de la 4ª: “Estoy agradecido de estar tantos años en mi compañía, tiempo en el cual he intentado hacer lo mejor posible para lograr el mejor trabajo en conjunto con los bomberos. El valor humano es lo primordial entre nosotros, y todos ellos (los bomberos) son personas respetables, me siento orgulloso de pertenecer a Bomberos, primero como voluntario y ahora como cuartelero”, dijo emocionado, reviviendo además un reconocimiento que una Navidad se le hizo, gesto que no esperaba, y que hasta el día de hoy recuerda con alegría.

Tras el volante de un vehículo de emergencia

Aprovechamos para preguntarle a Sergio cuales son los principales obstáculos que debe sortear un cuartelero conduciendo un gran vehículo hacia una emergencia.

Afirma que, en general, los conductores facilitan bastante el recorrido de un carro de Bomberos, aunque siempre hay excepciones, y que tienen más que ver con lo nerviosa que pueden ponerse algunas personas al ver el carro de emergencia acercando por el espejo retrovisor. Ya que algunos intentan hacerse a un costado, pero en la dirección -muchas veces- menos indicada.

“Ahí lo recomendable es dejar la pista izquierda despejada. De todas maneras, nuestra obligación es ir atentos a las condiciones de circulación y obedecer las normas del tránsito”, precisó.

Otro detalle que consideró relevantes es el de los vehículos estacionados muy cerca de las esquinas, ya que “complica el viraje de los vehículos de emergencia, al estar muy cerca de la intersección, nos restringe mucho al momento de doblar, y eso a veces nos puede hacer perder minutos importante”.

Respecto de los pasajes angostos, estimó que es un tema que “es así nada más”, ya que hay calles en Punta Arenas que son muy angostas, y con un solo automóvil estacionado, ya difícilmente pasa un carro bomberil.

Print Friendly, PDF & Email