A tres meses de su homicidio ¿Dónde está el asesino de Elizabeth Mella?

Más de tres meses han trascurrido desde el asesinato de Elizabeth Mella Cárcamo, y a la fecha, no hay detenidos o procesos judiciales abiertos en contra de sospechosos, situación que no ha pasado inadvertida en la comunidad, en especial para la Coordinadora de Mujeres en Punta Arenas, quienes a través de una misiva electrónica se refirieron al caso. Aquí el texto íntegro emitido:

Casi con la misma alevosía y ensañamiento con el que cobardemente le quitó la vida a Elizabeth Mella Cárcamo, parece ser la intención de la fecha escogida por el feminicida que actualmente está suelto en la ciudad o en la región -si es que ya no se les escapó a la policías-, cuando a la par a un 8 de marzo histórico para la lucha de las mujeres, con una de las movilizaciones más multitudinarias de las que se tenga registro, la casa de Elizabeth Mella amanecía intencionadamente en llamas.

Hace ya tres meses. Y sin embargo, ni toda la publicidad, ni los sentidos llamados de su familia alcanzan los oídos de la Policía de Investigaciones, quienes insisten en no dar a conocer más información “para no entorpecer la investigación” -señalan fuentes- y sin embargo, “¿qué investigación podría haber, si en tres meses aún no hay ningún formalizado?”, declaran desde la Coordinadora Feminista de Punta Arenas, articulación de mujeres que precisamente ése 08 de marzo logró convocar a más de seis mil compañeras a marchar por el fin del Patriarcado en las principales arterias de la capital regional.

“El enojo que sentimos cada vez que nos arrebatan la vida -porque cuando una se va, a todas nos quitan un pedazo, a todas- nos obliga a pronunciarnos”, señala una de sus voceras, Vilma Catepillán. “El asesinato de una mujer por razones de género, tal como hemos visto con Elizabeth, enluta no sólo a sus cercanos, sino a toda su comunidad, quienes también son afectados por esa violencia. Toda una comunidad es la que se duele cuando una mujer es asesinada”, expresa con dolor la feminista.

Y es que, aun cuando Chile ya ha ratificado sendas convenciones internacionales, como la Belém do Pará, y existiendo extensa jurisprudencia, por ejemplo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, donde se establece el deber de la prevención, y la obligación de la debida diligencia estricta, “parece que tales tratados aún no forman parte de los pisos mínimos de policías y fiscales”, señalan las activistas, quienes por experiencia ya saben que la justicia patriarcal sólo es acuciosa cuando se trata de castigar a las mujeres, no para resguardarlas.

“Sobre todo para las feministas, pero para las mujeres en general, cada vez que ocurre un asesinato, cada vez que la justicia es lenta, o cuando no hay justicia -porque cuando tarda en llegar no es justa-, también es un mensaje pedagógico de violencia hacia las mujeres. ¿Cuál es el mensaje? Si agredes a mujeres no pasa nada, porque el Estado no va a ser nada, porque a las mujeres malas se les castiga. Alguien siempre corrige a las malas mujeres, porque siempre que las asesinan es por algo que ‘hicieron mal’”, expone una las activistas especializada en feminicidios de la Coordinadora Feminista de Punta Arenas.

El caso de Elizabeth, aunque inexplicablemente no está sumado a la cuenta de femicidios que lleva el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género, sí aparece en la lista de la Red Chilena Contra La Violencia Hacia Las Mujeres, donde desde la Coordinación Nacional, la abogada Silvana del Valle declara que a partir de los pocos hechos que ya son públicos, y con la vasta experiencia de la Red, ya se podría inferir que este asesinato es un feminicidio: “porque la forma en que muere ella es muy demostrativa de la desvalorización que un femicida puede tener en relación a la vida y el cuerpo de las mujeres”, explica. Pero, además, les preocupa que el asesino de Elizabeth continúe suelto: “De los seguimientos que ha hecho la Red Chilena Contra la Violencia Hacia las Mujeres, tenemos dos situaciones de criminales que se han escapado y que no ha sido perseguidos a tiempo, y ello ha favorecido la comisión de otros delitos (…) Cuando los femicidas no son imputados ni investigados a tiempo, ocurre que se facilita que estos hombres cometan otros delitos en contra de mujeres y niñas”.

Un feminicida suelto: ¿Dónde está el asesino de Elizabeth Mella?

A dos meses del crimen, y ante la inercia del Centro de Apoyo a Víctimas de Delitos Violentos (CAVD) de la Subsecretaría de Prevención del Delito, el pasado 10 de mayo los hijos de Elizabeth, Carolina y Fabián Díaz Mella interpusieron bajo el patrocinio de un abogado particular una querella contra todos los que resulten responsables por el femicidio perpetrado. En tanto, desde la Red Chilena, la abogada Del Valle, explica las diligencias que ya deberían estar ejecutándose por la Policía de Investigaciones.

“Es súper importante en este tipo de casos, que la autopsia que se realice al cuerpo de la víctima, sea puesta en conocimiento de la familia, principalmente, para que ésta pueda revisar si efectivamente las características del asesinato pudieran estar relacionadas con un crimen cometido hacia una mujer por el hecho de ser mujer”, detalla la abogada. “Es muy importante que se tenga conocimiento sobre si hubo violencia sexual en contra de la mujer, sobre cómo se produjo crimino-dinámicamente el asesinato, de manera de saber si es que detrás de éste pudiera haber una motivación sexista, que es lo más probable en este caso, dada la cantidad de puñaladas que el asesino infringió a la mujer asesinada”.

Las líneas investigativas deberían estar además abarcando las telecomunicaciones pertinentes para poder determinar si existieron teléfonos conectados en antenas celulares cercanas a la comisión de los hechos a la hora determinada en que ocurrieron, y el análisis de las llamadas y conexiones digitales de la víctima y de potenciales sospechosos que pueden ayudar a determinar la presencia de alguno en el lugar de los hechos en el momento del crimen.

Y con toda esta información, ¿cuál sería entonces el motivo de la incuria de la policía y la Fiscalía? ¿Culparán la lentitud de los avances al Covid-19? “Por años de años nosotras, la Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres, y las organizaciones feministas territoriales también han detectado la falta de actuación por parte del Estado tanto para prevenir los ataques a las mujeres, como también para investigar y sancionar. Entonces el asunto de la pandemia, que es un asunto puntual, actual, no es justificación, porque esta es una conducta sostenida en el tiempo por parte del Estado”, sostiene Silvana del Valle.

Mientras su hijo Fabián Díaz Mella -quien ha actuado como interlocutor de la familia- no se ha cansado de insistir en los medios que cualquier testigo que pueda dar alguna información lo contacte a él o a la Policía de Investigaciones, la Coordinadora Feminista de Punta Arenas exclama: “Vamos a estar vigilantes del debido proceso. Y a quienes quieran excusarse de la actual contingencia sanitaria, también venimos a decirles que la vida de las mujeres es un valor que no se suspende por la pandemia. Nos declaramos en resistencia en contra de quienes aún hoy se niegan a aceptar que a las mujeres se las mata solo por ser mujeres, por su género, por misoginia, por el desprecio hacia nuestras vidas”.

Print Friendly, PDF & Email