Más de 312 mil permisos en 27 días: ¿Se podrá levantar la cuarentena en Punta Arenas?

Las autoridades hoy hablaron de cifras, de nuevos contagios, de las víctimas que han perdido la vida por el Coronavirus en el mundo, en Chile, y por supuesto, en Magallanes. Pero, sobre todo, hablaron de lo necesario que será “en caso de que cambien las medidas”, el auto cuidado y tomar los resguardos sanitarios para evitar el aumento de los contagios. Además, una y otra vez se abordó los altos miles de permisos que se solicitan a diario para transitar durante la cuarentena o durante el toque de queda. Pero, ¿estamos listos para enfrentar un Punta Arenas sin esa medida?

Un total de 27 días han pasado desde que se implementó la cuarentena “total” en Punta Arenas. A la fecha se han solicitado más de 312 mil permisos transitorios, y más de 22 mil salvoconductos. Es decir, un promedio diario de 12.300 permisos diarios. Sólo durante el fin de semana se solicitaron más de 30 mil autorizaciones para circular por la comuna, según datos entregados a El Magallánico por la autoridad local de defensa nacional.

Se entienden entonces las palabras de la secretaria regional ministerial de Salud, Mariela Rojas, quien enfatizó durante su reporte de hoy (27 de abril) que “casi completamos un es de cuarentena y seguimos observando, como siempre, que una parte de la comunidad sigue solicitando una gran cantidad de permisos, ya encontraron formas de pedir hasta cuatro permisos diarios, que son permisos temporales, y siguen las aglomeraciones en locales de alimentos, en otros recintos”.

Habló la autoridad sanitaria de que será necesario adaptarse a una nueva forma de “normalidad”, y aprender a convivir con el virus. Se abre la posibilidad cierta de que la medida de cuarentena pueda ser alzada, y ciertamente, las palabras del ministro Mañalich durante su paso por Punta Arenas, no hacen más que reforzar esa idea, aludiendo a las complicaciones (indudables) que la medida ha provocado a muchas personas. Pero ¿serán esas complicaciones suficientes para deponer la restricción en la tercera ciudad con más contagios a nivel nacional?

Sobre la materia, y sintiendo el extraño pulso que entregan las redes sociales, las opiniones se ven divididas. Hay quienes indudablemente desean volver a la normalidad laboral, principalmente aquellas personas que ganan el sustento día a día con pequeñas empresas, emprendimientos o trabajos informales; y están quienes temen que esto se vuelva el caldo de cultivo perfecto para que el virus tenga un repunte fatídico en nuestra ciudad.

Hay autoridades que dejan entrever su interés de que se mantenga la cuarentena y se endurezcan más los criterios para otorgar permisos transitorios, acusando que a través de la plataforma virtual para dicho trámite no se discrimina de manera adecuada, convirtiéndose la comisaría virtual en una “máquina expendedora” de autorizaciones.

Ahora bien, es necesario cuestionarse ¿De quién es la responsabilidad de que se pidan tantos permisos? ¿De los que los entregan o de quienes los piden?

Indudablemente, y así se observa de la experiencia de otros países enfrentando esta pandemia, es el aislamiento social la forma de control más efectiva, pero no es menos cierto que el tristemente célebre Covid-19 o Coronavirus se instalará como una de las tantas patologías virales con las que convive el ser humano, por lo que se plantea una nueva forma de vivir de ahora en adelante.

Pero, ¿estamos listos para comenzar a deambular libremente por las calles siendo que, a todas luces, un número importante de la ciudadanía no ha logrado auto convencerse de lo delicada que es la enfermedad, y los riesgos que enfrentan adultos mayores, mujeres embarazadas, lactantes o personas con patologías respiratorias, que se ven expuesto a un contagio. Ha cobrado protagonismo en todo esto la falta de empatía respecto de lo que uno haga y cuánto le puede afectar a otro. El salir no sólo lo expone a uno a contagiarse, sino que además a convertirse una persona en un “medio de transporte” para el “bicho”, o vector de contagio como dirían los expertos.

Pues bien, habrá que esperar hasta mañana (28 de abril) para conocer la decisión que se adopte a nivel central, ya que –según palabras del ministro Mañalich- acá nadie ha manifestado su preocupación respecto de la materia, cosa que todos los que nos mantenemos medianamente informados, sabemos no es así.

Print Friendly, PDF & Email