Connect with us

Apuntes

Francisco Reyes Oyarzún: El Bombero de Punta Arenas que le ganó la pelea al Coronavirus

Published

on

A sus 53 años, Francisco Reyes Oyarzún ha permanecido en las filas del Cuerpo de Bomberos de Punta Arenas por más de 30 años. Ha enfrentado emergencias, incendios, y diferentes situaciones de peligro, siempre en pos de ayudar a la comunidad. Sin embargo, nada parecido a la enfermedad contra la cual tuvo que luchar y vencer este último mes, el temido Covid-19, virus que lo llevó a estar conectado a ventilación mecánica en la Uci del Hospital Clínico de Magallanes, pese a lo cual logró reponerse, y volver a estar junto a su esposa y amadas hijas.

Francisco junto a su familia enfrentaron una particular situación, ya que la enfermedad en él se inició con síntomas que más apuntaban a otro tipo de problema de salud, no necesariamente a cuadro febril y tos, que los profesionales explican como “lo más habitual”. Una semana estuvo en esa condición; sin embargo, su esposa Karen Vidal, al ver que su condición se agravaba y que se estaba deshidratando cada vez más, decidió el 28 de marzo pedir una ambulancia y que lo trasladaran al hospital. Ahí se confirmó el triste panorama: Francisco era uno de los que, hasta esa fecha, constituían los primeros casos confirmados de Coronavirus en la región.

Entre otras funciones, Reyes ha sido oficial de la Tercera Compañía de Bomberos, Bomba Alemana.

¿Qué pensó cuando le confirmaron que era paciente sospechoso de Covid-19?

“Lo tomé bien, porque nosotros justamente estuvimos haciéndole recarga de combustible al barco que fue después detenido en Caleta Tortel, pero como nosotros no tuvimos ningún contacto con los pasajeros o con la tripulación, y en mi pega siempre estaba con mascarillas, con mis guantes, entonces no tenía mayor riesgo. Además, antes de mí hubo como 12 casos más y ellos estaban en sus casas, entonces yo estaba tranquilo”.

¿Cómo fue ingresar a hospitalización?

“Estuve tranquilo, bien, incluso el día 30 (marzo), cuando me avisaron que me iban a llevar a la UCI, lo tomé bien, pensé que habría mucha mejor atención, más seguridad, aunque hasta ahí todos me habían atendido súper bien”.

¿Sentía, en ese punto, que su salud había empeorado mucho?

“Te soy sincero, la verdad es que no. Yo no me sentía tan mal. Seguramente ellos habrán visto que yo había empeorado, que ya hablaba bajito, pero no creía que estaba mal”.

¿Qué recuerda de su ingreso a la Unidad de Pacientes Críticos?

“Recuerdo que llegó un médico que me dijo que era el anestesista, y que dijo ‘te voy a anestesiar, porque te vamos a entubar’. Ni supe que estuve 7 u 8 días en la UCI, hasta que desperté”.

¿En algún momento sintió miedo a morir a causa de esta enfermedad?

“Nunca creí que iba a morir, pero si me tocó ver muchas cosas, cerraba mis ojos y veía luces, veía cuestiones”.

¿Qué opina de la atención que se le dio?

“Realmente, estoy muy agradecido del hospital. A lo mejor en un principio no hubo reacción a tiempo, pero después la atención adentro, en la Uci, en el 4º y 5º piso, nada que decir. Ellos fueron los que me salvaron, fue espectacular la atención”.

¿Qué siente ahora, Francisco, al volver a su casa con su familia?

“Estoy, por sobre todo, feliz de volver a mi casa. Cuando me avisó la doctora que me preparara porque me habían dado el alta y que mi examen había dado negativo para el Covid, me dijo ella ‘Lo felicito, porque usted es el primero que sale del ventilador de alta con certificado negativo’. De verdad estoy muy agradecido del Hospital, de sus profesionales, de su gente”.

¿Escuchó el saludo que le dieron sus compañeros de compañía cuando iba a su casa?

“Sí, en el camino a mi casa (se emociona) la pasada frente al cuartel (Bomba Alemana en Frei con Manantiales), me emocionó mucho, me la lloré toda. También cuando llegué a la casa y los vecinos tocaron sus bocinas para recibirme, fue bonito todo”.

“Pero también me gustaría agradecer a todos los bomberos de Arica a Puerto Williams que se preocuparon por mí, que rezaron por mí, se ve ahí que somos una verdadera familia. Saludar al presidente nacional de Bomberos, al superintendente y al vicesuperintendente, a mis compañeros de compañía que siempre estuvieron preocupados, y en especial a mi familia, a toda mi familia”.

Ahora, “Pancho”, como lo llaman sus camaradas bomberiles, debe continuar por tres días con especiales cuidados en reposo en su domicilio, debe recuperar su estado físico poco a poco, y cuidarse de un nuevo contagio, terminando un proceso de cuarentena establecido para estos casos. Dista mucho para que vuelva a correr a una emergencia para ayudar al prójimo, pero al menos, sobrevivió a la tan temida enfermedad, siendo él la primera persona en Magallanes que logró salir después de haber permanecido conectado a respirador artificial.

Advertisement

Copyright © Material periodístico propiedad de El Magallánico 2017 - 2023 Template 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.