Encuesta: ¿Usted aprueba o rechaza la creación de una nueva Constitución en Chile?

En abril próximo se vivirá un proceso democrático que, sin lugar a dudas, será histórico para nuestro país. Con un plebiscito, los votantes decidirán si desean o no la creación de una nueva carta fundamental de Chile, y cuál será el mecanismo para creación.

Para comenzar, un poco de cultura general ¿qué es la constitución política del Estado? El abogado de la Universidad Diego Portales, Juan Rentería, gerente del sitio MisAbogados consigna que “en definitiva, la Constitución Política regula el funcionamiento del Estado chileno, las relaciones entre el poder y la ciudadanía como también las relaciones entre los poderes. Se señalan de forma expresa cuáles son los derechos que tienen los chilenos y además regula los mecanismos para hacer valer estos derechos, por ejemplo, a través de los recursos de protección”.

Es decir, es el marco regulatorio máximo del cual se desprenden las leyes que nos rigen, no pudiendo existir norma alguna que esté por sobre lo que la constitución diga.

De ahí la importancia de que el padrón de electores participe en el proceso democrático, y sea la gente la que determine el rumbo que seguirá el destino del país, tras un proceso de reclamo social evidente, y que, de paso, ha amparado la vulneración de derechos fundamentales de muchos ciudadanos, tales como la vida, la integridad física y síquica, el derecho al libre tránsito, al trabajo, y a la propiedad, entre otros.

Nos interesa conocer su opinión.

Puedes conocer el texto completo de la Constitución Política del Estado de Chile AQUÍ

La Constitución está dividida en una serie de capítulos, los cuales van regulando distintas materias atingentes al Estado de Chile.

Capítulo 1: establece las llamadas “Bases de la Institucionalidad”, donde en términos generales se señalan una serie de principios que rigen nuestro Estado, como por ejemplo que todos somos libres e iguales en dignidad y derechos, que la familia es el núcleo fundamental de la sociedad, entre otras materias. En definitiva, se señalan una serie de principios en virtud de los cuales se debe inspirar la organización política del Estado Chileno.

Capítulo 2: se refiere a la nacionalidad y ciudadanía y establece las normas que lo regulan y cómo se adquiere o pierde la nacionalidad por ejemplo y respecto de la ciudadanía hace referencia a las reglas básicas de la Ciudadanía, el Derecho a Sufragio y la forma de elección.

Capítulo 3: llamado “derechos y deberes constitucionales” es de gran importancia por cuanto contiene un catálogo de los derechos y garantías individuales, los que se encuentran enumerados en el artículo 19.

Capítulos 4, 5 y 6: se refiere a cuáles son los órganos encargados de ejercer las funciones del Estado y cómo se dividen los poderes del Estado, es decir, el poder ejecutivo, el poder legislativo y el poder judicial respectivamente. Señala las formas de elección, las funciones, cómo se crea una ley, etcétera.

Capítulo 8: aparece el Ministerio Público, órgano persecutor del Estado encargado de perseguir los delitos que se cometan en nuestro país. Se señala su forma de operar, sus funciones, designaciones, etcétera.

Capítulo 9: establece el Tribunal Constitucional, qué es, sus funciones y forma de designar sus ministros.

Los capítulos que siguen  hablan de la Justicia Electoral ( Tribunal Calificador de Elecciones de Chile y Tribunales Electorales Regionales de Chile; de la Contraloría General de la República; luego de las Fuerzas Armadas, de Orden y Seguridad Pública; el Consejo de Seguridad Nacional; el Banco Central; luego un capítulo sobre Gobierno y Administración Interior del Estado, refiriéndose por ejemplo al Intendente regional de Chile, Gobernador provincial de Chile, Gobiernos Regionales de Chile y Municipalidad de Chile.

Finalmente, el último capítulo señala cómo se pueden hacer reformas a la Constitución, señalándose los quórums que se deben cumplir para que ello ocurra.

Fuente: MisAbogados

Print Friendly, PDF & Email