Foto: Armada de Chile

Buque con poderoso sonar se suma a la búsqueda de restos del Hércules C-130 siniestrado

Continúan las labores en el Mar de Drake para buscar restos del Hércules C-130 de la Fuerza Aérea de Chile que, el pasado 9 de diciembre, cayó al mar cuando realizaba un viaje entre Punta Arenas y la Antártica. En la tragedia aérea desaparecieron los 38 ocupantes de la aeronave. Ahora, la Armada dispuso del buque oceanográfico “Cabo de Hornos”, el cual realizará un barrido del fondo marino en la zona del accidente aéreo.

El miércoles 19 de febrero zarpó desde Valparaíso el buque oceanográfico AGS – 61 “Cabo de Hornos” de la Armada de Chile, el cual arribó ayer (24 de febrero) a la bahía de Punta Arenas.

El programa de trabajo de las operaciones ha sido coordinado entre la III Zona Naval con la IV Brigada Aérea y la Fiscalía Regional, teniendo como objetivo realizar un barrido del fondo marino con el fin de encontrar algún registro o anomalía que contribuya a determinar la ubicación de elementos de mayor dimensión del siniestrado C-130, que hayan quedado depositado en el suelo marino.

Esta tecnología se basa en un grupo de impulsos que viajan al mismo tiempo a las profundidades del mar, donde rebotan y posteriormente regresan conteniendo, tanto la distancia existente como las características geomorfológicas del fondo marino en un área circular denominada “foot print” o “huella acústica”.  Todo esto puede ser representado gráficamente y trabajado con sistemas de información geográficos para posteriores análisis e interpretaciones hidrográficas y geomorfológicas del fondo marino.

Esta tecnología ha sido diseñada para el estudio del fondo marino, pero se pondrá al servicio del esfuerzo realizado por la Armada de Chile en busca de partes u objetos del C-130 siniestrado que después del accidente podrían haber quedado depositados en el fondo marino, complementando el trabajo realizado por esta misma nave en el mes de diciembre de 2019.

Esta tarea de rebusca del fondo marino, se suma a la permanente búsqueda de objetos en superficie, que desde la caída del C-130, hasta ahora, se ha estado llevando a cabo tanto por las Unidades de la Armada de Chile como también, por naves mercantes, de pasajeros y operadores antárticos que navegan en tránsito en demanda del continente helado o que cruzan transoceánicamente el Paso Drake.  Las instrucciones en caso de posibles avistamientos, obtención de objetos y entrega a las autoridades competentes, por parte de alguno de estos buques son permanentemente difundidas, monitoreadas y coordinadas por el Servicio de Búsqueda y Salvamento Marítimo (MRCC) de Punta Arenas, dando cumplimiento al apoyo de la Armada de Chile para contribuir al esfuerzo de búsqueda llevado a cabo por la Fuerza Aérea de Chile.

Fiscal regional

Sobre la llegada de la embarcación, el fiscal regional de Magallanes, Eugenio Campos, confirmó que el rastreo del fondo marino se trata de una diligencia solicitada por el Ministerio Público. “consideramos que es relevante y absolutamente indispensable para la tranquilidad de las familias y para la investigación”.

Recalcó: “Estamos esperanzados en esta nueva búsqueda que es necesaria para el éxito de la investigación, en la cual, dicho sea de paso, hemos avanzado a pasos agigantados con varias novedades”, sobre las cuales no ahondó.

Print Friendly, PDF & Email