Ex operadora de turismo enfrenta nueva denuncia por estafa, ahora en casa de cambios

A sólo días de que la ex operadora de turismo, Paula Alfaro Mallada, fuera condenada por varios delitos de estafa (el 20 de noviembre pasado); una nueva denuncia se interpuso esta semana en su contra. Ahora, fue el representante de una casa de cambios quien arremetió judicialmente en contra no sólo de la sentenciada, sino, también en contra su madre.

El nuevo delito en el que se le acusa responsabilidad a Alfaro habría ocurrido en julio de 2016, previo a que la mujer escapara a España para evadir a la justicia tras la seguidilla de denuncias en su contra. Así lo plasma la querella interpuesta en el Juzgado de Garantía por el representante de la casa de cambios Sur.

Hasta dicho local habría llegado la querellada con la intención de comprar dinero extranjero, intentando pagar con cheques personales dicha transacción, modalidad distante de las políticas de las casas de cambio, por lo que no se accedió a su solicitud.

Sin embargo -fundamenta el querellante-, la madre de Alfaro habría mediado con el ejecutivo de la casa de cambios para que le aceptara el pago con documentos. A lo que el denunciante habría accedido, en virtud de los años que conocía a la familia de la ex operadora de turismo, y el respaldo que habría manifestado la progenitora.

Fue así que accedió a venderle Euros por un equivalente a 8 millones de pesos, dinero que habría perdido, ya que al intentar cobrar los cheques se encontró con que la cuenta había sido cerrada, y al ser él sólo ejecutivo de la firma Cambios Sur, tuvo que reembolsar de su bolsillo los perjuicios a su empleador.

“Cuando mi representado llamó a Paula Alfaro para que pagara los cheques referidos, estaba ella en Santiago y se aprestaba a viajar rumbo a España. Es decir, simplemente se hizo de los Euros necesarios para costear su estadía en ese país girando cheques que sabía a ciencia cierta no pagaría; engaño del que es partícipe su madre al inducir, merced a su relación personal y cercanía con mi mandante, la aceptación de tales documentos a sabiendas de que la giradora no los pagaría pues planeaba establecerse definitivamente en Europa y no volver al país”, señala en su argumentación el abogado Dagoberto Arias, representante de la querella.

Cabe recordar que Alfaro, tras ser sentenciada, pudo optar a cumplir el castigo remitido que se le impuso con firma mensual en el consulado de Madrid en España, país en el cual quería radicarse. Sin embargo, con este nuevo proceso, de seguir adelante la causa judicial, podrían verse coartadas dichas pretensiones, al menos mientras continúe esta nueva causa.

Print Friendly, PDF & Email