Fotos: Joel Estay / Intendencia

A 48 horas de su despegue, no hay rastros del C-130 siniestrado en el Paso Drake

Horas claves de benevolencia meteorológica, son las que se están aprovechando esta jornada (11 de diciembre) en las labores de búsqueda del avión Hércules C-130 de la Fuerza Aérea de Chile, que desapareció el pasado lunes mientras viajaba a la antártica, con 38 personas en su interior.

El lunes (9 de diciembre) a las 16:55 horas despegó la aeronave desde el Aeropuerto Carlos Ibáñez del Campo de Punta Arenas, y a las 18:13 horas se perdió comunicación con él.

Esta tarde llegaron a Punta Arenas familiares de las personas que viajaban en el vuelo siniestrado, en la base Chabunco fueron recibidos por el intendente regional José Fernández, junto al Comandante de la IV Brigada Aérea, general Eduardo Mosqueira. La incertidumbre en el rostro de cada uno de ellos era evidente, han sido dos días de durísima angustia para cada uno de los cercanos a la tripulación y pasajeros del C-130.

En tanto, las estrategias de búsqueda se han diversificado en cuadrantes de rastreo, ampliando el radio de búsqueda desde el último punto en que se tuvo señales de la aerovía siniestrada, hasta llegar a un área que supera 115 mil kilómetros de búsqueda, cifra que da cuenta de la inmensidad del Mar de Drake en la zona de la desgracia.

Una vista satelital permite hacerse una idea de la zona en la cual se está trabajando, labores que han movilizado 27 aeronaves de chile y diferentes países, Argentina, Uruguay, Brasil, Inglaterra y Estados Unidos, además del trabajo de cuatro satélites de Israel, Estados Unidos, Perú y Chile.

Asimismo, se ha requerido de más de 687 personas en la campaña de búsqueda, y el zarpe 13 embarcaciones, dos de ellas de Argentina y una de Brasil.

Destacan entre el material logístico desplegado, la llegada de dos helicópteros Black Hawk y dos aviones F-16, naves que cuentan con autonomía y herramientas para realizar búsqueda aérea a través de instrumentos de última generación.

Pese a todo el despliegue, aún no ha señales de la aeronave desaparecida o sus tripulantes, ni siquiera algún indicio que permita establecer a ciencia cierta que el C-130 haya caído sobre las aguas del Drake.

Print Friendly, PDF & Email