Fotos: Joel Estay

Relatos de marchas en Punta Arenas que quizás usted no ha escuchado

“Masiva asistencia”, “marcha pacífica”, “vandalismo”, “destrozos”, “revolución”, “asamblea constituyente”, “renuncia Piñera”, o “la prensa miente”, son quizás algunos de las palabras o frases que usted haya escuchado reiteradamente en los últimos 20 días, tras el estallido social que se desencadenó a nivel nacional y que llegó a Magallanes de la mano de una multitudinaria marcha que convocó a más de 12 mil personas a las calles, y, hay que decirlo, que también trajo consigo jornadas de violencia inusitada a nuestra comunidad.

El estallido social era inminente, y a todas luces, las autoridades nacionales y locales no dimensionaron el alcance que tendría el reclamo social. Hoy el país está de frente a un momento histórico que es descrito de la mejor manera con la frase “Chile cambió, ya no volverá a ser igual”.

Pero en medio de este contexto de demandas sociales que una vez más se está queriendo arrastrar a la eterna y poco fructífera pugna de los rojos versus los azules, han surgido en nuestra región diversos pequeños relatos e historias que han pasado casi desapercibidas, y que dan matices a lo que está sucediendo, los cuales, si se conocieran más, permitirían no cerrar tanto las posiciones y entender que hoy se está reclamando por mejoras de vida para la sociedad, que, con políticas erradas ha sometido a injusticias sociales a la ciudadanía.

“Los ojos del pueblo”

“El pueblo informa a Punta arenas”, es una página de Facebook dirigida por el periodista Franco Manzo, quien de manera independiente decidió salir a las calles y contar a través de su lente lo que ha estado sucediendo, los embates policiales, las barricadas, y las protestas desde dentro.

Su trabajo ha permitido dar una mirada paralela a lo que informan los medios tradicionales, siendo sus seguidores incluso protagonistas de su propia detención, cuando transmitió la acción de Carabineros que consideró que él con su celular transmitiendo en vivo sería un riesgo en medio de una manifestación.

Hay que decirlo, y Enzo lo reconoce, el no portaba una credencial que acreditara el trabajo que estaba realizando, y su espacio en redes sociales recientemente creado, hasta ese minuto era casi desconocido, por lo que difícilmente pudo acreditar su labor.

Pasó horas detenidos en el cuartel de calle Ignacio Carrera Pinto, pero fue liberado, y hoy ha crecido enormemente llegando en sólo un par de semanas a más de 3.800 seguidores.

 “Ese ‘paco’ me defendió”

En el Juzgado de Garantía de Punta Arenas conocimos el pasado sábado el relato de M.B.H.A., estudiante de 2º medio de 16 años que fue detenido el viernes por participar en desórdenes en la vía pública, en concreto, por protagonizar una barricada en la esquina de las calles Chiloé y Fagnano.

Durante la audiencia de formalización, la defensa del menor plateó una denuncia por apremios ilegítimos de parte de un funcionario policial que lo habría golpeado en el Hospital Clínico mientras esperaba la constatación de lesiones, sin embargo, dicho episodio habría tenido una inesperada intervención.

“Cuando me detuvieron, hasta ahí todo bien, me insultaron un poco, pero no tiene importancia. Me llevaron a constatar lesiones, y unos carabineros que no tenían nombre me dijeron que contestara lo que me preguntaran en el hospital, y que sí respondía mal nos arreglaríamos en el cuartel. Estábamos esperando que me atendieran y vino un carabinero y me dice ‘así que tú eras el huevón chorito’, y me empieza a pegar palmetazos en la nuca y dos combos en el rostro, él no tenía identificación”, relató el adolescente a nuestro medio.

Recordó que empezó a buscar cámaras en el techo para ver si después podría haber registros de lo que le estaba sucediendo, siendo nuevamente increpado por el policía quien le habría dicho “aquí no hay cámaras, así que no sacas nada con denunciarme”.

“En eso, el carabinero que estaba a mi lado le dijo ‘cómo le vas a pegar si está con esposas’, a lo que el otro uniformado lo habría confrontado diciéndole, ‘sácale las esposas entonces’, a lo que el funcionario se interpuso. “Ese policía me defendió, lo sacó, le dijo que se fuera y él se quedó conmigo”.

“Me da miedo por mis hijas”

Dos niñas de 5 y 8 años tiene H.J. funcionaria de Carabineros que nos solicitó resguardo de su identidad, afirma que no pueden hablar con los medios de comunicación, pero que la situación los sobrepasa. Hace un par de años que ella y su marido llegaron a la región, lo que ella misma describió como “un paraíso, hasta ahora”.

“Mi hija me pregunta por qué la gente odia tanto a los carabineros, no sé qué decirle. Sólo le explico que la gente está reclamando por sus derechos, pero que siempre hay personas malas que tratan de hacer daño”, nos contó durante el fin de semana.

Cree que la situación se ha salido de control y comentó sentir temor por su familia. “A mí me da miedo por mis hijas, porque les vaya a pasar algo por ser hijas de carabineros, sólo ruego llegar a la casa y abrazarlas, saber que están bien”.

Le preguntamos sobre las denuncias por uso excesiva de parte de policías y apremios en contra de manifestantes, pero se excusó de referirse al tema, sólo comentó: “Cada quien deberá hacerse cargo de sus actos”.

Texto: Nicolás Ulloa

Fotos: Joel Estay

Print Friendly, PDF & Email