Foto: Archivo Surpress

Hospital de Natales recurre ante la justicia para que paciente reciba sesiones de diálisis

Una inusual acción constitucional de protección ingresó a tramitación ante la Corte de Apelaciones de Punta Arenas, interpuesto por el Hospital Dr. Augusto Essman de Puerto Natales y el Servicio de Salud de Magallanes, con el cual se pretende garantizar el tratamiento médico que debe recibir una paciente de 59 años que fue diagnosticada con una avanzada enfermedad crónica.

De acuerdo a los antecedentes expuestos en la presentación judicial, la usuaria del recinto médico ha sido requerida en diversas instancias para que reciba diálisis, debido al avanzado grado de compromiso que tiene su salud. Detalla el documento que ha debido ser sometida a diversos procedimientos médicos, en Natales y Punta Arenas, para poder entregar la medicación que requiere.

Sin embargo, pareciera ser que todo el procedimiento médico terminó por cansar a la paciente, quien comenzó paulatinamente a abandonar el tratamiento, llegando incluso a escapar de una sesión, siendo contactada en reiteradas oportunidades por el personal del hospital, negándose a retomar la atención necesaria.

Se afirma en el recurso que incluso personal del Sistema de Atención Médico de Urgencia (Samu) acudió a su domicilio para atenderla, pero ella se habría negado. Sólo el pasado 1 de octubre pudo una asistente social contactarse con la paciente, quien decidió rechazar la hospitalización y la instalación de un catéter para su tratamiento.

Preocupación sobre el caso

Se señala en el recurso de protección que “(la asistente social) en las entrevistas que ha mantenido con la paciente a solas (sin la presencia de su cónyuge) se ha mostrado más dispuesta a entender lo importante que es acceder al tratamiento de manera oportuna, entendiendo además la gravedad que implica el desertar del tratamiento de Diálisis; sin embargo, plantea que ella no puede descuidar sus labores domésticas, de cuidado de sus hijos y de su cónyuge. En relación a este último aspecto, menciona que tras tener cupo en la unidad de diálisis de nuestro Hospital, la paciente se resistía de acceder al tratamiento debido a que el horario era a medio día y ella debía preparar el almuerzo a su esposo, quién ‘no come comida añeja’; situación que generó un altercado verbal por parte de la usuaria con la enfermera a cargo de la unidad quien pidió intervención. Tras una larga conversación con la paciente y su marido, la Asistente Social pudo observar una negación de la enfermedad por parte de ambos, llamando la atención la conducta del marido, quien dentro de su relato centró sus necesidades y las de sus hijos por sobre las de la paciente”.

Resulta evidente al tenor de lo expuesto que, ante el riesgo para la salud de su usuaria, que el hospital tomara la inusual determinación de judicializar el tema para garantizar que la paciente pueda y asista a sus sesiones médicas. “La decisión de la paciente en cuanto a la negativa antes referida atenta contra su integridad física y eventualmente contra su vida, teniendo por lo mismo un carácter claramente ilegal y arbitrario”, argumental la acción.

Es así que el recurso en definitiva solicita a la Corte de Apelaciones que se tomen las medidas que correspondan para asegurar la debida protección a la paciente, de ser necesario, disponer su hospitalización y retomar el proceso regular y continuo de hemodiálisis.

Los ministros de la Corte, atendiendo la urgencia y el riesgo para la salud de la paciente resolvieron este martes (8 de octubre), no sólo acoger a tramitación el recurso, sino que además dispusieron: “Que el Servicio de Salud Magallanes adopte las medidas necesarias para proceder a la hospitalización inmediata de la paciente, para reinstalación de catéter y luego aquéllas pertinentes para una adecuada realización del proceso regular y continuo de hemodiálisis”.

Print Friendly, PDF & Email