Presentan querella por rayados frente a la Municipalidad de Punta Arenas

Hasta el Juzgado de Garantía de Punta Arenas llegó este mediodía (2 de septiembre), el alcalde de la comuna, Claudio Radonich, acompañado de la abogada Claudia Casas, con la finalidad de interponer una querella en contra de la responsable de los rayados efectuados frente al municipio el pasado viernes. La acción busca, además de una condena en materia penal, se restituyan los 2 millones de pesos en los que fueron avaluados los daños.

Parte activa tomó la municipalidad hoy respecto del proceso penal que se formalizó el sábado en contra de S.R.D.T., de 27 años, a quien se le atribuyó autoría en un delito de daños en bien nacional de uso público, por escribir con pintura spray en la vereda: “500 años nada que celebrar”. Con esta acción, la municipalidad ahora aparece como querellante en la causa y no sólo cómo afectada.

En 2 millones de pesos fueron avaluados por la municipalidad los daños provocados por la pintura.

“Lo que se busca por parte del municipio es recuperar en la etapa procesal correspondiente los dos millones de pesos que significó este agravio”, afirmó la abogada Casas, quien junto al alcalde tramitaron la causa ante la justicia.

Por su parte, Radonich se refirió a lo ocurrido como un “atentado que afectó no sólo a la municipalidad, sino que a todos los habitantes de la ciudad”, y si bien aseguró valorar la libertad de expresión, fue categórico en indicar que “sea con respeto, y sobre todo, sin provocar daños ni perjuicios”.

Explicó que el sector de la Plaza de Armas es un área patrimonial, por lo que está regulada por el consejo de Monumentos, y que los rayados, más allá de tener que sacar la pintura, significaría el reemplazo de las baldosas dañadas.

“Las personas deben hacerse responsable por las cosas que hacen”, enfatizó el edil agregando que “se han multiplicado los rayados en el último tiempo en nuestra ciudad, en comercios, en casas. Mi pregunta es ¿creen las personas que hacen los rayados que de esta forma van a ganar más adeptos a sus causas? Claramente no”, concluyó.

Print Friendly, PDF & Email