Otra acción judicial contra la Secretaría de Educación por no permitir matrícula de menor

Un nuevo caso de negativa administrativa a una matrícula escolar llevó a la familia de un menor de 4 años a interponer una acción constitucional en contra de la decisión que informó la Secretaría Regional Ministerial de Educación de no autorizar la matrícula del niño, pese a que el colegio elegido por la familia le entregó un cupo. El prescolar junto a su madre llegaron a Punta Arenas para acompañar a la abuela, la que enfrenta una dura enfermedad que requiere la compañía de su familia.

Un diagnóstico de cáncer es la génesis del problema que afecta a la abuela del niño, eso llevó a la mamá del menor a viajar desde Concepción para acompañarla, haciéndose necesario encontrar un cupo para que el pequeño pueda continuar su educación. Fue así que se dirigieron al Colegio Charles Darwin, mismo establecimiento en que estudia el tío del niño, por lo que parecía ser el lugar perfecto y tener a ambos niños en un mismo recinto.

Así lo entendió la dirección del colegio, a la luz de la infausta circunstancia que los aqueja, informándoles que podrían recibirlo, previa autorización de la secretaría ministerial, solicitud que fue rechazada por el estamento de Educación.

Al respecto, la abuela del menor (quien pidió reserva de su identidad), afirmó que “la idea era que mi hija me acompañara en todo este trámite de la radioterapia en las mañanas, y estando los dos niños en el colegio es mucho más fácil en caso de cualquier atraso y eventualidad que tuviéramos”.

Sin embargo, esos anhelos no pudieron cumplirse luego que el martes pasado se les informara la negativa del estamento estatal. “El colegio se ha portado muy bien con nosotros, de ellos no tengo nada que decir, el problema pasa por el Ministerio de Educación (…) cualquier persona con dos dedos de frente se da cuenta que no es antojadizo o que a mí se me ocurrió, sino que mi nieto tiene que estar ahí. Mi hija jamás se hubiera vuelto de Concepción donde tenía trabajo, lo hizo para acompañarme, para estar conmigo”, afirmó la angustiada mujer.

Sobre la materia, explicó el abogado Juan José Arcos que “acá hay una situación que se ha generado por una normativa mal aplicada del Ministerio de Educación que no ha sido corregida, que este famoso sistema de admisión que tantos dolores de cabeza ha dado. Lo que debería haber hecho la seremi de Educación es haber aplicado la convención de Derechos del Niño, que es superior a cualquier norma legal, y en esa circunstancia, considerando la cercanía del niño con el establecimiento educacional donde hay cupo, donde hay matrícula y donde estudia un familiar, debió haber dado preferencia a la norma constitucional que vela por la integridad psíquica del menor, como también al interés superior del niño, establecido en la Convención Internacional de los derechos del Niño”.

Print Friendly, PDF & Email