Connect with us

Apuntes

Calle Eusebio Lillo: Tres fallecidos por atropello en sólo 18 meses ¿Por qué?

Published

on

La vida de tres vecinos de Punta Arenas, todos habitantes de sectores cercanos a calle Eusebio Lillo, han perdido la vida tras ser atropellados en dicha arteria entre diciembre de 2017 y el pasado viernes 24 de mayo. A eso, se le deben sumar los numerosos accidentes que no han tenido consecuencias fatales, sin considerar las incontables colisiones. ¿A qué se debe esto?

Las víctimas fatales

La noche del 8 de diciembre de 2017, los vecinos del barrio 18 de Septiembre quedaron conmocionados al ver a la antigua habitante del sector, Rosa Alarcón Muñoz (64), tendida sobre el pavimento, tras ser embestida por un vehículo cuyos ocupantes no sólo no la ayudaron, sino que la dejaron abandonada en el lugar con graves heridas que con el paso de las horas le provocaron su deceso. El fatídico hecho ocurrió alrededor de las 23 horas, a la altura de calle Gaspar Marín.

Falleció víctima de atropello con fuga ocurrido en el barrio 18 de Septiembre

En agosto de 2018, a plena luz del día, y a la altura de calle José Gregorio Argomedo, perdió la vida Mariano Andrade Ojeda (83), luego que bajara a la calzada de manera imprevista, siendo impactado por el vehículo de un vecino del barrio Archipiélago de Chiloé que se dirigía a su trabajo. En este caso, a diferencia del hecho anterior, el conductor no sólo se detuvo a prestar ayuda, sino que además fue él quien alertó a los entes de emergencia.

Confirman fallecimiento de peatón atropellado en calle Eusebio Lillo

Finalmente, en esta trágica enumeración, nos toca recordar lo ocurrido la noche del pasado viernes (24 de mayo), cuando una vez más fue el conductor involucrado el que alertó a las autoridades, luego que impactara con su camioneta a Sergio Díaz Moreau (63) a la altura de calle Lord Thomas Cochrane, quien falleció luego en el Hospital Clínico debido a la gravedad de las lesiones.

Falleció víctima de atropello en Eusebio Lillo

Características

La calle Eusebio Lillo tiene una extensión aproximada de 2.29 kilómetros. Une de manera directa las calles Ignacio Carrera Pinto y avenida Pedro Aguirre Cerda. Tiene paso por emblemáticas y antiguas poblaciones como: Carlos Ibañez, El Pingüino, Loteo Ivelic, Barrio 18 de Septiembre, Monseñor Boric, Camilo Henríquez, Diego Portales, Eusebio Lillo, Pablo Neruda, Nueva Horizonte, Cerro Primavera, Domingo Espiñeira y Nelda Panicucci.

Además, no deja de ser relevante que, colindan con dicha vía las escuelas La Milagrosa y Padre Alberto Hurtado, y desde que se inauguró el terraplén al costado de calle Lord Thoma Cochrane en marzo de 2018, se ha convertido en un nexo de relevancia para el extremo sur de la ciudad, alternativa a la avenida Martínez de Aldunate.

Dicha arteria no cuenta con semaforización en ninguna de sus intersecciones, y presenta reductores de velocidad próximos a la escuela Padre Hurtado.

Velocidad e imprudencia

Sólo basta detenerse en una esquina, Gaspar Marín en este caso, y observar de que manera se desenvuelve el sector respecto de esta solicitada arteria. En cuestión de minutos se pueden observar maniobras imprudentes de conductores, otras de peatones que cruzan a mitad de cuadra, y mucho adulto mayor con dificultades para movilizarse, procurando atravesar la calzada lo más rápido que los años le permiten.

De noche, la iluminación si bien existe, es deficiente en algunas áreas, sobre todo en el tramo comprendido entre Avenida Salvador Allende y Ramón Freire, sector por el cual los vehículos, principalmente los que van de sur a norte, circulan a una velocidad no necesariamente “razonable y prudente”.

Todo lo anterior se transforma -a simple vista- en una bomba de tiempo cuando hay lluvia o nieve.

Son reiterados los accidentes que registra la vía. De muestra, puede ver aquí los resultados de una búsqueda básica en Google respecto del tema.

Opinión de un experto

Sobre el tema, quien da claras luces de lo que sucede en el sector es el jefe de la Sección Investigadora de Accidentes de Tránsito de Carabineros (Siat), capitán Robinson Benelli. A juicio del oficial, ingeniero en prevención de riesgos, “la vía, viéndola con detención en cuanto a su diseño, no tiene ninguna característica generadora de accidentes. Los cruces se encuentran regulados, algunos no regulados. Hay señales reglamentarias para los vehículos, incluso la vía en algunos tramos está muy bien demarcada con retroflectancia correspondiente”.

Destacó que incluso la calle en zona de escuela tiene reductores de velocidad, señalética y rejas de encause peatonal.

Entonces ¿Cómo se explican estos trágicos accidentes?

“Si nos ponemos a hilar bien fino, hay conductas inapropiadas de los peatones, que también son usuarios de las vías. Cruzan por donde mejor les parezca, y quizás por no caminar media cuadra más hasta donde esté establecido el paso peatonal, no lo hacen y se ponen en riesgo. Además, también es cierto, que la ciudadanía, de Arica a Punta Arenas, no hemos tomado conciencia que se redujo el límite de velocidad en zona urbana y eso es algo que ocurre en todo Chile”.

Aprovechó Benelli para hacer un llamado a la comunidad invitándolos a “saber convivir con la Ley del Tránsito, saber dar la preferencia al peatón cuando corresponde, el peatón permitir el paso del vehículo cuando procede, que el conductor que va a hacer un viraje adopte todas las medidas de seguridad, y que se desplace a una velocidad razonable y prudente, cuyo límite es de 50 kilómetros por hora, pero que debe ser considerada por el conductor dependiendo de las condiciones”, concluyó el jefe de la Siat Magallanes.

Advertisement

Copyright © Material periodístico propiedad de El Magallánico 2017 - 2023 Template 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.