Su cómplice murió en la cárcel y él fue sentenciado a 12 años de prisión

A 12 años tras las rejas fue condenado hoy (2 de abril), Marco Andrés Jara Guenteo, autor de dos delitos consumados de robo con violencia e intimidación. Además, los jueces acogieron la agravante de haber actuado en complicidad con otro sujeto, pese a que su secuaz, Juan Carlos Almonacid Ortiz, falleció estando en la cárcel debido a una intoxicación por ingerir ovoides con droga, mientras cumplía la medida cautelar de prisión preventiva.

Durante el juicio oral, el fiscal jefe de Punta Arenas, Fernando Dobson, acreditó la autoría del sujeto en los delitos perpetrados la madrugada del 14 de junio del año pasado, cuando los delincuentes ingresaron hasta un domicilio, dirigiéndose hasta el dormitorio en donde dormían sus propietarios, los que fueron agredidos, inmovilizados y amenazados con un cuchillo exigiéndoles la entrega de dinero.

La violencia de sus actos les dejó como botín dos teléfonos celulares y joyas que llevaban puestas, tras lo cual forcejaron con el dueño de casa, el que fue acuchillado, escapando los sujetos del lugar.

Sin embargo, no conformes con el daño provocado a una víctima, alrededor de las 3:30 horas, se fueron a otro inmueble al cual entraron, donde registraron las habitaciones, encontrándose en una de ellas la víctima de 61 años, a quien amenazaron, golpearon con el puño y robaron diversas joyas, teléfono celular y un perfume, retirándose luego de la casa.

Print Friendly, PDF & Email