Madre reclama contra errado diagnostico que no detectó el cáncer de su hijo

Recientes son los hechos que se reclaman en la querella que este mediodía interpuso la familia de P.I.G.C., estudiante de 17 años que en febrero pasado ingresó a la Clínica RedSalud Magallanes siendo diagnosticado por una patología, no obstante, no se le detectó el cáncer etapa tres que lo afectaba. Hoy, la familia busca reclamar los perjuicios provocados, los cuales mantienen al adolescente internado enfrentando la dura enfermedad.

“La negligencia aquí se da en el primer diagnóstico del joven, incluso por el cual se le opera, perdiendo todo un mes para combatir el cáncer que ahora lo mantiene internado en el Hospital Clínico”, subrayó el abogado de la causa, Juan José Arcos. Afirmó además que, de acuerdo a los antecedentes que deberá seguir la Fiscalía, los primeros exámenes que se le practicaron al hijo de la querellante, daban señales de un cuadro oncológico.

De acuerdo a los hechos plasmados en la acción penal, P.I.G.C. ingresó al centro de salud particular en febrero pasado con fiebre y dolor en el cuello, practicándosele una serie de exámenes que llevaron a tomar la decisión de drenar un absceso que le fue detectado, tras lo cual, el 1 de marzo, fue dado de alta.

Sin embargo, los síntomas se mantenían, situación que llevó a la madre del menor a consultar a otro médico, quien a simple vista notó la alteración de plaquetas existente, y ordenó una derivación a un oncólogo o hemato oncólogo, recomendando que, a la luz de los estudios, fuera un especialista el que diera el diagnóstico final.

Fue así que, el 13 de marzo, el adolescente llegó una vez más a la clínica donde había sido intervenido semanas antes, siendo atendido por otro facultativo, quien detectó el tumo metastásico en etapa 3 que lo aqueja.

Filomena, madre del adolescente afirmó: “Estamos destruidos como familia, y mi hijo está muy mal emocionalmente”. Estima la querellante que, de haberse detectado cuando se debía la delicada enfermedad, se habría ganado valioso tiempo, “Habríamos avanzado mucho más, y no estaríamos en la instancia en que ahora estamos”, añadió.

“Buscamos que esto no vuelva a ocurrir en Punta Arenas. Nosotros llevamos al niño a una institución privada, ni siquiera un hospital público, entonces el llamado a los médicos es que trabajen por vocación, no por dinero, porque el daño que hacen a las familias es horrible”, concluyó la madre del paciente.

Print Friendly, PDF & Email