Sujeto fue enviado a prisión tras ser denunciado por violación contra su propio hijo

En prisión preventiva quedó el ex funcionario de la Armada de Chile, G.E.P.D., quien fue denunciado en Quillota por su propio hijo, como la persona que habría violado mientras cumplían destinación en Punta Arenas. La defensa del imputado dio a entender en audiencia, que todo se trataría de una acción revanchista orquestada como modo de presión para el pago de la pensión alimenticia de los hijos del imputado.

Irreproducibles son los hechos que expuso la fiscal Wendoline Acuña la tarde de este viernes (22 de marzo) durante la audiencia de formalización de la investigación, procedimiento que se llevó a cabo a través de video conferencia, dado que allá fue detenido el imputado, ciudad en que reside en la actualidad, separado de su ex esposa y sus hijos.

De acuerdo a los antecedentes expuesto por la fiscal, entre los años 2007 y 2008, en una vivienda fiscal de Cerro Primavera, el imputado, aprovechándose de que quedaba sólo con su hijo, de entonces 5 años, se encerraba en la pieza matrimonial y realizaba actos de evidente connotación sexual, hechos que se mantuvieron con el pasar del tiempo, incluso años después, cuando el ex uniformado fue destinado a Puerto Montt.

Los vejámenes habrían sido develados por el menor a los 16 años, cuando relató o a un profesor de su colegio lo que le habría pasado, a él y a su hermana.

Dicha denuncia abrió una causa que radicó en la Fiscalía de Punta Arenas, y que terminó con una orden de detención en contra del imputado, quien fue arrestado el pasado martes, ampliándose su detención hasta hoy.

La gravedad de los hechos, considerando el grado de parentesco directo con la víctima, llevó al Ministerio Público a solicitar la cautelar de prisión preventiva, solicitud que fue acogida por el magistrado Juan Santiago Villa, el que ordenó el ingreso a la cárcel del imputado, fijando un plazo de 120 días para la investigación.

Mientras se desarrolle el proceso investigativo, el juez determinó que, por ahora, el imputado permanezca encerrado en el centro penitenciario de Quillota.

Cabe señalar que la defensa, a raíz de unas conversaciones por Whatsapp que el imputado habría tenido con su hijo y su ex pareja, sugirió que todo esto se podría tratar de una medida de presión ejercida contra su representado para obtener el pago de la pensión alimenticia de los hijos del ex uniformado, cuestión que deberá ser indagada por el Ministerio Público.

Print Friendly, PDF & Email