Mamá de menor atacado por perro: “Parece que están esperando que mate a un niño”

Con un desgarro en el brazo derecho, y afortunadamente sin daño aparentemente en tendones, se recupera en su hogar V.A.U.U., de 11 años, el niño que la noche de este miércoles (9 de enero) fue atacado por un perro en la vía pública, a sólo metros de su hogar, cuando se disponía a ir a comprar, para ayudar a su mamá que está embarazada. En dialogo con El Magallánico, Jessenia, madre del menor exige que se haga algo respecto del can involucrado, el cual ha protagonizado más de un episodio de este tipo.

Le cortaron la piel muerta dañada, lo limpiaron, anestesiaron y suturaron en el Hospital Clínico, además debe estar con antibióticos, analgésicos y ser sometido a la seguidilla de inyecciones antirrábicas que se requieren en estos casos. Todo eso debió enfrentar esta joven mamá junto al mayor de sus dos hijos, recordando lo impactante que fue ver el brazo herido del niño.

“Ver a tu hijo llegando con la piel abierta con colgajos, porque fue mucho y grande el corte de la mordedura. Dentro de mi desesperación sólo intente que él estuviera calmado, con los nervios sólo quería que él no se desespere y dejara trabajar a la doctora. He tratado de mantenerme firme y fuerte, le bajo el perfil y le hago bromas para que no quede con traumas mayores, pero por dentro estoy devastada”, relató la mujer embarazada de seis meses.

Explicó que este viernes será revisado su hijo por especialistas, quienes deberán determinar si existen tejidos necróticos, y si es necesario llevarlo a pabellón.

Las circunstancias, evidentemente mantienen con mucha impotencia a la afectada, quien afirmó que ninguno de sus vecinos, propietarios del animal involucrado, se han acercado a ellos, sólo observó que los perros de la casa fueron puestos en la parte posterior de la propiedad.

“Están esperando que mate a un niño. No es primera vez que esto pasa, y eso es lo que más da rabia, que nadie hace nada. Ellos (los dueños) parece que estuvieran acostumbrados a que el perro muerda a la gente” afirmó.

Enfatizó su deseo de que los dueños del animal lo lleven a otro lugar, considerando que están a escasos metros de su domicilio en calle Lord Thomas Cochrane. “Por dentro sólo quiero que ese perro se vaya de aquí, porque esto puede volver a pasar”, subrayó.

Lea también:

Recuperación

En su casa, con dolor, pero aguantando está el pequeño de 11 años, quien había salido al almacén para comprar, así su mamá, que está esperando guagüita no tuviera que salir. El niño, tras lo ocurrido, incluso llegó llorando a casa, sintiéndose culpable por lo sucedido, con sentimiento de culpa por hacerle pasar esto a su mamá.

Ante dicha situación, Jessenia afirma que tuvo que “ponerse firme” para explicarle que no fue culpa de él, que todo saldrá bien y que no cambie su afecto hacia los animales.

Ahora, están a la espera de la evolución de las heridas que sufrió el menor, pero afirma la jefa de hogar que no sabe cómo enfrentarán económicamente lo sucedido, desean buscar asesoría legal, pero afirma no tener los recursos económicos para aquello; más si se considera que tiene un embarazo de alto riesgo con licencias que no le pagan por tener “lagunas”, viendo ahora con temor el tener que enfrentar los gastos de una eventual cirugía para su hijo.

Finalmente, hizo un llamado a quienes puedan orientarla o tender una mano en la difícil situación que les ha tocado enfrentar.

 

Print Friendly, PDF & Email