Imputados a prisión preventiva por quemar con agua caliente a hombre en Porvenir

Un plazo de 4 meses fijó el Juzgado de Letras y Garantía de Porvenir para la investigación que hoy (22 de enero), formalizó la Fiscalía en contra de J.P.V.V., de 36 años, y N.J.A.A.G., de 18 años, sujetos que fueron detenidos por la Brigada de Homicidios de la PDI, por su presunta participación en el hecho que dejó con graves quemaduras a un hombre de 57 años, ataque que, según acusó la familia de la víctima, habría tenido motivaciones homofóbicas.

Cargos por homicidio calificado en grado frustrado y lesiones menos graves imputó el fiscal (s) de Porvenir, Sebastián Marín, en contra de ambos imputados, atribuyéndoles responsabilidad directa en las quemaduras con agua hirviendo que sufrió el suplementero José Muñoz Vargas y otro afectado, en un hecho ocurrido la madrugada del pasado 1 de enero, en circunstancias que aún no se logran esclarecer del todo.

Durante la audiencia, el representante de la Fiscalía detalló los antecedentes que hasta ahora se conocen del caso, los que señalarían que tanto las víctimas como los imputados compartían la ingesta alcohólica junto a otras personas en un inmueble de calle Mardones, en Porvenir. En dicho contexto, el afectado habría mantenido relaciones sexuales con otro hombre en el baño de la casa.

La teoría de la Fiscalía apunta a que luego de lo anterior, los dos imputados habrían decidido “lavar” a las víctimas, ya que habrían quedado sucios, siendo vertida agua caliente de una olla en la tina de la casa, siendo Muñoz Vargas introducido en el líquido casi hirviendo. Recordemos que todo esto sucede en un contexto de total ebriedad de los intervinientes.

Aludió el fiscal que, la motivación de dicho “baño” no habría sido precisamente un acto de preocupación por el prójimo, sino que una agresión homofóbica, al quedar en evidencia el acto sexual que ambos hombres habían mantenido. Sin embargo, enfático se opuso a aquello el defensor Juan Carlos Rebolledo que, durante el procedimiento judicial, señaló: “No se trata de un ataque homofóbico, magistrado. Estas personas llevaban al menos dos días bebiendo”.

Tras cerca de 5 horas de audiencia, fue el magistrado Franco Reyes quien ponderó los antecedentes, acogiendo la petición hecha por la Fiscalía, y ordenó el encierro preventivo de ambos imputados, al menos mientras dure la investigación.

Finalmente, el defensor Rebolledo solicitó, en virtud de los antecedentes médicos de sus representados, fueran trasladados al penal de Punta Arenas, petición que fue acogida por el magistrado.

Print Friendly, PDF & Email