Cuasidelito de homicidio: Condenan a camionero por muerte de familia quemada

Fatídica fue la jornada del pasado 4 de enero, cuando una familia argentina pereció tras participar en un sobrecogedor accidente carretero ocurrido a 181 kilómetros de Punta Arenas, en la Ruta CH-255, tras ingresar a Chile por el paso fronterizo de Monte Aymond. Por este hecho fue llevado ante la justicia el camionero Pablo Espinoza Vásquez como autor de un cuasidelito de homicidio.

Impactantes imágenes de lo sucedido se revelaron durante los días de juicio, dando cuenta de la terrible forma en que encontraron su final los cinco integrantes de la familia transandina, compuesta por Hugo Alberto Cano (39), su esposa Adriana Elizabeth Díaz (36), y sus hijos de 16, 12 y 7 años.

Durante el procedimiento judicial, el fiscal jefe de Punta Arenas, Fernando Dobson aportó prueba que permitió a los jueces del Tribunal Oral en lo Penal condenar de manera unánime al transportista por su responsabilidad en lo sucedido.

Respecto del fallo, Dobson manifestó que “tal como lo sostuvo la Fiscalía, en base a la investigación efectuada a través de la Sección Investigadora de Accidentes de Tránsito de Carabineros (Siat), aquí el conductor del camión infringió ciertas reglas de la ley de tránsito, principalmente, el no ir a una velocidad razonable y prudente en relación a las condiciones que presentaba la calzada ese día (…) había llovido toda esa tarde y la Ruta Internacional presentaba mucha agua, enfrentó una curva, y la normativa indica que en esas circunstancias hay que ir a una velocidad que permita maniobrar adecuadamente el vehículo”.

Afirmó el fiscal jefe que, bajo dichas circunstancias, el chofer perdió el control del móvil, sobrepasó el eje central de la calzada y colisionó casi frontal el vehículo argentino.

El Ministerio Público está persiguiendo una pena de tres años de reclusión y la suspensión de licencia de conducir por dos años, lo que finalmente se dará a conocer el próximo 11 de diciembre, en la audiencia de lectura de sentencia.

“Lo perdono”

Durante el juicio estuvo presente Claudelina Bóveda, abuela paterna de los menores y madre del conductor fallecido, quien al ser consultada sobre sus expectativas sobre el juicio manifestó: “Gracias a Dios y por mi fe, puedo perdonar a ese hombre, ya que no creo que lo haya hecho adrede, pero que se haga justicia nada más, lo que corresponda”.

Pese a que enfrentó el trago amargo de revivir lo sucedido a través de los informes periciales y las duras imágenes exhibidas durante el proceso, la mujer subrayó respecto del acusado: “Lo perdono de verdad al hombre, todos podríamos cometer algún error sin querer”.

Print Friendly, PDF & Email