Abogado, Magallánico, Punta Arenas, 1987. Licenciado en Ciencias Jurídicas y Sociales, Universidad de Chile.

Rodolfo Saldivia: Respeto al medio ambiente en Magallanes

Greenpeace advirtió que el derrame de petróleo ocurrido en la Planta Cullen de Enap, en la provincia de Tierra del Fuego, es el más grande ocurrido en Chile en los últimos 20 años. La coordinadora de Campañas de Greenpeace Chile, Estefanía González, remarcó que “los reportes indican que se derramaron unos 720.000 litros de petróleo, el equivalente a 21 camiones cisterna de 15 metros llenos de petróleo.

Greenpeace enfatizó que un ecosistema puede tardar hasta un siglo entero en recuperarse de una contaminación de este tipo. Por ello, remarcaron que “no podemos permitir que la Patagonia se transforme paulatinamente en una nueva zona de sacrificio de Chile, tenemos una responsabilidad a nivel país por proteger una región y una zona de valor inconmensurable nacional e internacionalmente”.

Por otro lado, el doctor Ricardo Jaña, científico del Instituto Antártico Chileno (Inach), compartió uno de sus más recientes estudios, que realizó junto a Gino Cassasa y otros destacados científicos chilenos, en colaboración con un grupo de científicos alemanes, sobre la masa de glaciares de Campos de Hielo Sur.

Los resultados de dicha investigación fueron publicados recientemente en una importante revista científica, Remote Sensing, donde en un período de 16 años en una superficie de 12.573 km2 de glaciares, la disminución anual a causa de los deshielos, fluctúa entre 8.54 y 15.14 gigatoneladas.

Si esa medida se lleva a litros de agua, equivaldría al consumo de toda la población del país, es decir más de 17 millones de personas según el último censo, en 13.7 años. Dicho de otro modo, anualmente Chile pierde 13 años de consumo de agua dulce.

“Es una disminución bastante importante. Si bien existe aún mucho hielo, también el retroceso que está registrando nuestra masa glaciar es bastante acelerado”, explicó el doctor Jaña. El glaciar Grey, que el año pasado sufrió un importante desprendimiento, y que está contemplado dentro de los resultados del estudio, “es uno de los más grandes y uno de los más afectados, también”.

Pero no todas son malas noticias en materia medioambiental. El proyecto de construcción del parque eólico que se busca concretar en el área industrial Cabo Negro-Laredo entró este mes en una de sus etapas claves. La inversión asociada considera la instalación de tres aerogeneradores que tendrán una altura de hasta 80 metros, en línea con los últimos estándares de la industria.

En suma, estos alcanzarán en su desempeño un global de 10MW, los que serán inyectados al Sistema Eléctrico de Magallanes, con lo cual se vislumbra poner a esta región a la vanguardia de la generación eléctrica de Energías Renovables No Convencionales (ERNC), aumentando de un 2% a un 18% la presencia de energía proveniente de este tipo de fuente.

De hecho, con tal nivel de participación, esta zona del territorio nacional pasará a tener la mayor proporción de ERNC en su sistema eléctrico. En ésta línea, el también aporte de la normativa medioambiental ha sido significativa y creciente. Así, con la entrada en vigencia de la Ley N°19.300; la 20.417 que crea el Ministerio, el Servicio de Evaluación y la Superintendencia del Medio Ambiente en conjunto con la Ley N° 19.880; el DFL N° 1-19.653, que fija Texto Refundido, Coordinado y Sistematizado de la Ley N° 18.575, Orgánica Constitucional de Bases Generales de la Administración del Estado; el D.S. Nº 95, de 2001, que modifica el Reglamento del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental y el D.S. Nº 40, de 2012 han venido a ayudar a la protección del medioambiente.

Como ejemplo, la ley que crea la Superintendencia, además de establecer otras sanciones no contempladas en la Ley N° 19.300 –como la clausura temporal o definitiva– y de aumentar la cuantía de las multas que se pueden llegar a imponer en un procedimiento administrativo sancionador, estableció ciertos incentivos al cumplimiento ambiental, pasando de este modo a un sistema de cooperación por parte de los regulados en el ámbito de la fiscalización.

En el orden comparado, además, en junio de 2017 en París, Francia, se presentó un proyecto de pacto mundial por el medioambiente, que busca convertirse en un futuro en un tratado internacional adoptado por la Asamblea General de la ONU.

Como se ve, hay avances y retrocesos en materia medioambiental y es necesario que la opinión pública esté en alerta. El derrame de petróleo y el retroceso de la masa de glaciares de Campos de Hielo Sur, son signos de alerta sobre el daño medioambiental. Sin embargo el parque eólico que se busca concretar en el área industrial Cabo Negro-Laredo es una muestra de que las cosas pueden hacerse de una manera distinta para ayudar a nuestro medioambiente.

 

Las opiniones vertidas en este espacio son responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento, creencia o criterio de El Magallánico. No obstante, son valoradas, respetadas y aceptadas con una mirada pluralista, abierta al diálogo y al entendimiento con el cual se ha nutrido históricamente esta región, gracias a la riquísima diversidad de su gente.
Print Friendly, PDF & Email