Foto: Agencia Surpress

Mamá de Ricardo Harex: “La gente está perdiendo el miedo de hablar”

“He visto que ha avanzado la investigación, ha aparecido gente que si bien no quiere que se sepa quiénes son, han querido dar su testimonio, están motivados para declarar, y todo eso ayuda y ojalá llegue a un buen término”, señaló en conversación con El Magallánico Margot González, madre de Ricardo Harex González joven que hoy cumple 17 años desaparecido, tras perderse su rastro el 19 de octubre de 2001.

Hablar del denominado Caso Harex es referirse a una de las heridas más profundas que mantiene la comunidad cristiana en Magallanes. Todos los antecedentes apuntan a que el extinto sacerdote Rimsky Rojas estaría involucrado en su desaparición. No obstante, su eventual participación en lo sucedido será uno de los tantos antecedentes que se llevó a la tumba, tras quitarse la vida en 2011.

Sin embargo, el caso -al menos así lo siente la familia- ha tomado un nuevo aire al constituirse la Comisión Investigadora de la Cámara de Diputados, encabezada por el parlamentario magallánico Karim Bianchi.

Hace algunas semanas dicho colegiado sesionó en Punta Arenas, compareciendo ante sus integrantes el obispo Bernardo Bastres en representación de la Iglesia Católica, quien hizo un mea culpa, asumiendo falta de apoyo de parte de la iglesia para la familia Harex González.

Hoy en día, el entonces adolescente estudiante salesiano, tendría 34 años, el doble de la edad que tenía cuando fue visto por última vez saliendo de una convivencia en Playa Norte.

Su madre, con la tristeza y fortaleza que la caracterizan, dialogó con nuestro medio.

¿Cree que han aumentado las posibilidades de que esos relatos aporten antecedentes nuevos?

“Sí, es como que la gente ya está perdiendo el miedo y han comenzado a hablar. Lamentablemente los principales no cooperan, los encubridores de Rimsky Rojas, gente de la iglesia católica”.

¿Cómo recibió las disculpas del obispo Bastres quien admitió no haber sido “un buen pastor” con su familia?

“A mí me cuesta mucho eso. Al haber un sacerdote como principal implicado en la desaparición de Ricardo me va a costar mucho confiar otra vez en curas, obispos o iglesia. Creo que va a pasar mucho tiempo para que yo pueda, quizás, tratar de entenderlos”.

¿Siguen vivas las esperanzas de que se sepa qué pasó con su hijo?

“Sí, yo tengo la esperanza de que se sabrá qué pasó con Ricardo, y lo que queremos, lo que estamos buscando es que nos digan dónde están sus restos para darle sepultura y que pueda descansar y nosotros también. No me quiero ir de este mundo sin saber que sucedió con él”.

¿Busca castigo para los que están detrás de la desaparición de Ricardo?

“No, no no no. No pido castigo para ellos ni ando con sed de venganza, ni odios, nada de eso. Sólo quiero que se pongan una mano en el corazón, ya ha pasado tanto tiempo, y que digan dónde está Ricardo y qué pasó con él. Es lo único que yo espero”.

Print Friendly, PDF & Email