Foto: Archivo Surpress

Gendarmes denuncian abusos y apremios al interior de la cárcel de Punta Arenas

Una carta dirigida a la directora nacional de Gendarmería, Claudia Bendeck Inostroza, se le hizo llegar este miércoles (20 de junio) a los medios de comunicación de parte del personal de dicha institución. En la misiva se informa que “oficiales” de la cárcel de Punta Arenas estarían incurriendo en maltratos en contra de los funcionarios, abuso de autoridad en contra del personal femenino de la institución, tratos vejatorios y discriminatorios al interior del penal; todas acusaciones graves por las cuales están exigiendo la salida de al menos tres mandos locales.

Firmada por representantes de cuatro agrupaciones gremiales: Asociación Nacional de Suboficiales y Gendarmes (Ansog), Asociación Nacional de Funcionarios Penitenciarios (Anfup), Asociación de Gendarmería de Chile (Agech), y de la Asociación de Directivos, Profesionales, Técnicos y Auxiliares de Gendarmería (Adiptgen); la carta da cuenta de 8 puntos relevantes que mantienen en alerta al personal, en los que se reclama el maltrato de parte de oficiales hacia el personal de plana II y  civiles; el mal manejo de recurso humano y distribución del mismo; abuso de la autoridad en el cargo que ostentan, menoscabando al personal; tratos vejatorios y discriminatorios hacia el personal uniformado y civil; constantes hostigamientos por parte de “estos oficiales”; la notoria alza en las notas de deméritos hacia el personal en general; actos administrativos mal gestados y mal sancionados (sumarios e investigaciones); y la persecución hacia las diferentes asociaciones gremiales.

En el texto se le solicita al nivel central un análisis y restructuración del personal uniformado de la planta I de oficiales penitenciarios a fin de subsanar deficiencias que existirían en la administración interna del penal.

Destaca del detalle de las supuestas irregularidades denunciadas por las asociaciones, la afirmación que indica que “estos oficiales se aprovechan de su poder o cargo para humillar, discriminar y debilitar al trabajador sin medio de defensa ocasionándole un riesgo para su salud mental”. Asimismo, apunta la misiva que “lo anterior habría llevado a varios funcionarios a presentar licencia médica por estrés laboral, o simplemente solicitar el traslado a otras unidades, debido al trato vejatorio de los oficiales contra sus subalternos”.

Lo anterior, según afirman las asociaciones en su carta, ha generado un descontento generalizado en el complejo penitenciario, situación que, sumado al estrés propio de cumplir la labor custodia, ha tensado los ánimos entre los funcionarios.

Un coronel, un mayor y un capitán de Gendarmería son los directamente aludidos en el texto, sobre los cuales se subraya: “Exigimos tajantemente la salida de la región de estos oficiales y de no tener una buena acogida por parte de la autoridad de la institución, efectuaremos acciones que amparen el bienestar de nuestro personal”.

Print Friendly, PDF & Email