Connect with us

Magallanes

Corte Suprema sentenció al Hospital Clínico a pagar indemnización por muerte de paciente

Published

on

La Corte Suprema confirmó la sentencia que ordenó al Hospital Clínico de Magallanes pagar una indemnización de $80.000.000 a la hija de paciente que murió en el centro de salud, en marzo de 2010, a raíz de las complicaciones derivadas de extracción de apéndice.

En fallo dividido, la Tercera Sala del máximo tribunal, integrada por los ministros Sergio Muñoz, Rosa Egnem, María Eugenia Sandoval, Carlos Aránguiz y el abogado (i) Álvaro Quintanilla, ordenó indemnizar a la hija menor de Claudio Mancilla Arismendi, quien murió el 22 de marzo de 2010, cuatro días después de ser sometido a una apendicetomía. “(…) existen fuertes razones de texto para validar la interpretación realizada por los jueces del grado, toda vez que, como se señaló, la suspensión de la prescripción prevista en el Código Civil, constituye la regla general dentro de la institución de la prescripción, siendo excepcional la imposibilidad de aplicarla, razón por la que la interpretación restrictiva de la norma impide extenderla a cosos que no se encuentran expresamente previstos. Desde esta perspectiva, la interpretación teleológica determina que se deba acudir al sustrato de la norma, atendiendo al fin u objeto de la misma, que no es otro que proteger a aquellas personas que no pueden ejercer acciones para la protección de sus derechos, por lo que no pueden ser sancionadas con una inactividad que, en caso alguno, les puede ser imputable”, sostiene el fallo.

Asimismo, la sentencia de la Corte confirma la falta de servicio del recinto asistencial, al no disponer durante el fin de semana de personal suficiente para monitorear la evolución del paciente. “(…) asentado el marco conceptual y doctrinario relacionado, se debe consignar que el planteamiento del recurso descansa sobre una idea matriz que carece de sustento, toda vez que señala que la falta de servicio asentada, esto es, la inadecuada distribución de las tareas entre los médicos residentes en horario no hábil, jamás podría haber causado la muerte del paciente, obviando la idea central que sirvió para establecer el vínculo de causalidad”, afirma sobre el punto.

“En efecto, los sentenciadores, sobre la base del informe pericial, establecieron que la tórpida evolución del paciente en el post operatorio no fue evaluada ni detectada a tiempo, toda vez que no se contó con personal médico en el fin de semana que evaluara directamente al paciente, destacándose que en el caso de cirugías por apendicetomía, la estrecha vigilancia impide resultados fatales como el del caso de autos, toda vez que la detección inmediata de una mala evolución reduce en términos considerables la mortalidad asociada”, agrega.

“En consecuencia, no puede sostenerse que la falta de servicio asentada por el fallo carezca de toda vinculación con la muerte del paciente. Por el contrario, constituye la causa directa en la medida que fue la falta de vigilancia del paciente la que determinó que la evolución tórpida post operatoria se desarrollara sin adecuado control, lo que tuvo como resultado la muerte de aquél, producto de un shock séptico. De tal modo, al determinar los jueces del grado que se configuran todos los requisitos para acceder a la indemnización por falta de servicio, no han incurrido en el error de derecho que se les imputa”, concluye.

Advertisement

Copyright © Material periodístico propiedad de El Magallánico 2017 - 2023 Template 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.