Fotos: Mark Conlon

Fotógrafo magallánico será el primer coterráneo en registrar los parajes del Polo Norte

Algunos la denominan la tierra de Papá Noel, otros lo llaman el continente de la nieve eterna. El Polo Norte, desconocido para la gran mayoría del mundo, es un centro neurálgico de la investigación científica, pero también, hace algunos años, es uno de los lugares emblemáticos de los deportes extremos, pese a que la temperatura puede llegar hasta -40° Celsius y que la sensación térmica puede incluso ser el doble de eso. Hasta ese hostil territorio, viajará Rodolfo Soto Bórquez, fotógrafo magallánico, quien fue contactado para registrar la Maratón del Polo Norte.

El atleta y empresario irlandés, Richard Donovan, junto a su empresa “Global Running Adventures” decidió efectuar cuatro de las carreras más extremas en todo el mundo y que se llevan las miradas de los medios de comunicación más importantes. En esta compañía, la persona que produce todos los eventos es Donovan, que tiene a su disposición un equipo de los mejores profesionales del mundo en cada una de las áreas, para realizar la producción gráfica, digital y periodística de los eventos. Dentro de ellos, un periodista, un profesional dedicado a lo audiovisual y dos fotógrafos.

Pues uno de ellos es el magallánico Rodolfo Soto. “La fotografía siempre me gustó, pero nunca había tenido la oportunidad de dedicarme por completo a ella. Llegué a trabajar hace 16 años a un medio de comunicación de Punta Arenas y de ahí se me fueron abriendo algunas oportunidades para mostrar el trabajo que hacía. Algunas cosas empezaron a gustar y pude ir haciendo más fotografía.

“Aparentemente el ojo fotográfico gustó según varias miradas y eso lo fui desarrollando, principalmente en cosas como paisajes y otros estilos, pero después empecé a tener un ojo especial para los deportes extremos. Desde que comencé a tener este gusto, me fui enfocando en esa área y es lo que me ha permitido trabajar hoy en día en las maratones más extremas e importantes del planeta”, señaló el gráfico.

El comienzo de lo extremo

En noviembre de 2016, producto del azar y de un amigo en común con Donovan, colocaron al fotógrafo en un avión, junto a un grupo de atletas que participaron en una maratón en el Glaciar Unión en la Antártica (a 900 kilómetros del Polo Sur), donde tuvo la posibilidad de mostrar sus capacidades en esta profesión. Su trabajo fotográfico fue valorado y a partir de ese momento, fue invitado a ser parte del selecto staff de profesionales que viajan por el mundo documentando estas maratones extremas.

Al año siguiente y precisamente en enero del 2017, Soto volvió al continente blanco, pero esta vez trabajando para el World Marathon Challenge, competencia que consiste en correr siete maratones en los siete continentes en 7 días. Fue así como en una semana estuvo trabajando en Antártica, Punta Arenas, Miami, Madrid, Marrakech, Dubái y Sídney.

Pero la historia parece repetirse para Soto, ya que, en enero próximo, volverá a dar la vuelta al mundo en una nueva ruta que lo llevará hasta Sudáfrica, para reunirse con el resto del staff de “Global Running Adventures” y así en siete días recorrer Antártica, Cape Town, Perth, Dubai, Lisboa, Cartagena de Indias y Miami.

El hito del Polo Norte

Las aventuras del puntarenense no quedan ahí, ya que el próximo 9 de abril se pondrá a disposición para fotografiar la forma de cómo los corredores intentan llegar a la meta en la Maratón del Polo Norte. Para él, ser parte de este selecto grupo de trabajo es una de las mejores experiencias que le ha tocado vivir y además que “cualquiera de las cuatro carreras en que yo hubiese podido participar, para mi hubiese sido un hito muy grande. Las cuatro salen absolutamente de todo contexto. Es decir, es inimaginable estar en cuatro de los eventos más importantes del mundo pedestre. Si bien es cierto, el Polo Norte tiene un aspecto épico, porque se trabaja a 40 grados bajo cero, en donde el tema de la logística es sumamente complicado, porque se viaja en avión y en helicóptero, pero será una experiencia sin duda maravillosa y desafiante a la vez”, relató con emoción.

En la misma línea, concluyó que “la verdad que me siento afortunado y halagado en las cuatro carreras, lo del Polo Norte es como la “guinda de la torta” de las carreras extremas. El mundo entero la sigue durante su ejecución, los medios más importantes están conectados con el corresponsal que trabaja con esta empresa y van generando la información prácticamente al instante”, enfatizó el fotógrafo nacional.

Print Friendly, PDF & Email