Jóvenes investigadores obtuvieron primer lugar en encuentro internacional de ciencia

Su investigación de los abejorros introducidos “Bombus Terrestris” y su grado de dispersión en la Región de Magallanes, fue lo que llevó “volando”, literalmente, a los estudiantes del 3º medio del Colegio Luterano de Punta Arenas, Gianfranco Cavallieri y Pablo Sanhueza, a la ciudad de Fortaleza en Brasil para participar de la Milset Expo-Sciences International (Esi). Junto a su profesor guía, Alan Maldonado, vivieron una enriquecedora experiencia, conocieron a más de mil niños y jóvenes entusiastas de la ciencia provenientes de todas partes del mundo, y con la delegación chilena obtuvieron el primer lugar del encuentro.

La comitiva nacional, compuesta por más de 20 equipos, fue la gran triunfadora en este certamen. “Nos fue muy bien porque era por delegaciones, habían participantes de distintas partes del mundo, y el equipo chileno ganó el premio. Nosotros, éramos parte del equipo, que estaba compuesto por 20 proyectos en total, más de 60 personas, incluyendo adultos y niños. Éramos hartos, como tres personas por investigación, y en general sus investigaciones trataron sobre bacterias, polímeros biodegradables, astronomía. Era como bien diversa la gama de proyectos chilenos”, comentó Pablo Sanhueza.

Relataron los representantes magallánicos que se sintieron muy bien acogidos, y que a diferencia de otras ferias de ciencia en las que han participado, tuvieron el espacio para conocer a los demás participantes. “Por lo menos yo me sentí muy acogido, fue una bonita experiencia como que compartimos con gente de todo el mundo, y yo creo que más que en la Intel ISEF, en esta feria conocimos a muchas más personas, porque era menos competitiva que otras instancias anteriores donde hemos estado”, comentó Gianfranco Cavallieri.

Complementa Pablo: “No habían evaluadores en la feria, se evaluaron los trabajos por escrito no por stands, lo que sí tenía puntaje era el comportamiento de la delegación, la presión de exponer no estaba en los chicos, sino que estaba más en el compartir y ver qué estaba haciendo el otro compañero de otra parte del mundo, que demostrarle a un jurado lo que investigamos”.

Su compañero agrega: “En el fondo presentabas tu proyecto a otras personas del mundo y también les contabas algo sobre tu cultura y ellos a la vez, te hablaban sobre su país, te daban a conocer su investigación, también vimos especies de otros países, como unas mariposas de México que nos interesó bastante. Si compartimos como nunca en esa feria”, relataron los jóvenes científicos.

Print Friendly, PDF & Email