Magallánica, abogada, madre antes que todo y actual Seremi del Trabajo y Previsión Social.

Victoria Cortés: Actores y no espectadores

Hace algunas semanas –a inicios del pasado mes de septiembre- se cumplió medio año desde la entrada en vigencia de la Ley 21.015 de inclusión laboral para personas con discapacidad y al hacer el balance propio de la fecha, nos encontramos con un número de 13 personas que en Magallanes han sido contratadas bajo este régimen.

“Pocos” dirán algunos, considerando que en la región existen muchas más personas en situación de discapacidad. No obstante, la cantidad de empresas que tienen sobre 200 trabajadores y que son las obligadas a cumplir durante este primer año de la ley son apenas 12 en la región, por lo que, al menos, durante este año y hasta abril de 2019 estaríamos “cumpliendo”, con la mitad de la cuota.

Sin embargo, esto no es lo que esperamos como sociedad, ni tampoco como parte de este gobierno. En un escenario ideal, lo que se esperaría es que nuestros empleadores locales manifiesten sinceramente ese espíritu inclusivo que inspira esta norma y que no sólo se queden en la cuota de cumplimiento.

En mis visitas como seremi he dado fe de muy buenos ejemplos de inclusividad en empresas regionales, lugares donde no se requirió una legislación para cumplir con lo que es de todo sentido: incluir a las personas con discapacidad como actores y no como espectadores de un mercado laboral que los mira de reojo y sigue su camino.

Es mi esperanza y tengo toda la fe puesta en que nuestra región, de aquí al término de la marcha blanca de esta ley en abril próximo, sea una de las zonas que destaque por su alto compromiso con la inclusividad y que podamos decir que no sólo cumplimos con el 1%, si no que superamos el 5%, el 10%… no es imposible si realmente nos proponemos convertir este frío mercado laboral en uno más cálido, que abra los brazos a todo el que desee ser un aporte.

Y no sólo personas con discapacidad, también mujeres postergadas, madres trabajadoras, jóvenes con y sin estudios superiores, personas de más de 55 años. Todos merecen sentirse útiles y verdaderamente integrados a este sistema muchas veces esquivo, pero que hoy abre algo más que una ventana a esa posibilidad.

Las opiniones vertidas en este espacio son responsabilidad de quienes las emiten, y no representan necesariamente el pensamiento, creencia o criterio de El Magallánico. No obstante, son valoradas, respetadas y aceptadas con una mirada pluralista, abierta al diálogo y al entendimiento del cual se ha nutrido históricamente la región, con la diversidad de nuestra gente.
Print Friendly, PDF & Email