¡Nadie está libre!: Los peligros de comprar por Internet

Internet se ha transformado en una plataforma de la cual nadie puede estar ajeno en la actualidad, lo que además de volverla altamente atractiva, la hace tremendamente peligrosa.

Lo anterior, porque además de los riesgos que conlleva para los más pequeños, quienes muchas veces son víctimas de personas inescrupulosas (bulling cibernético, grooming, etc.), también pone a los adultos en peligro, como víctimas o eventuales autores de delitos, aun sin darse cuenta.

Es el caso de quienes compran objetos que, anteriormente, fueron obtenidos por medios ilícitos (ya sea porque fueron robados o hurtados), y que pueden ser detenidos por el delito de ‘receptación’; o quienes son engañados online y terminan siendo víctimas de una ‘estafa’, ambos, delitos contra la propiedad.

“Hay casos en que el delito de receptación se atribuye a una persona que robó o hurtó, pero en que no existen pruebas sobre cómo obtuvo esa cosa robada o hurtada: si aún así tiene en su poder esa cosa, será perseguido penalmente por ello. Pero este delito también se puede atribuir a quien, sin haber robado nada, compra algo que podría haber sido obtenido por medios ilícitos: ya sea porque sabía que esa cosa era robada o hurtada, o bien, incluso si no sabía, pero era más o menos evidente: por ejemplo, si le están vendiendo un notebook de buena marca a $70 mil pesos, sin cargador y sin caja, es porque claramente algo extraño pasa, y eventualmente, podría haber sido sustraído a otra persona”, explica la abogada, Fernanda Martínez, haciendo alusión a que la receptación no implica exclusivamente el comprar especies robadas, sino que dice relación con sancionar a aquella persona que tenga bajo su poder especies robadas, hurtadas u obtenidas mediante apropiación indebida, ya sea que las esté transportando, comercializando o simplemente las tenga en su casa.

Su colega, Karina Ulloa, explica que, a propósito de estos delitos contra la propiedad, uno de los medios para que usted pueda ser víctima de estafa es el Internet, que siendo un medio de comunicación tan masivo, se utiliza también para cometer delitos. “Pasa cuando una persona no encuentra un producto específico aquí en Punta Arenas (por ejemplo, un repuesto) y lo manda a buscar a otra parte del país. Se expone a que ese producto pueda ser robado, sobre todo cuando lo que se compra es muy barato o en comercio informal. Se puede caer en una estafa al hacer el depósito anticipadamente, ya que se expone a que éste no sea enviado. Eso pasa por no resguardarse”, explicó la profesional.

Ulloa agregó que el delito de estafa tiene una connotación diversa a otros similares. “No es sólo un tema de plata. Tiene que ver con engañar. O sea, me dijeron una cosa que no era, para que yo pague o entregue algo. Y ahí están los elementos de la estafa: el perjuicio asociado al desembolso económico, el engaño que me induce al error y el ánimo de lucro del que se queda con ese dinero o cosa mal habido”, precisó.

Sanciones

Tal como se explicó en la reciente edición de ¡Nadie está libre!, la llamada Segunda Agenda Corta Anti Delincuencia del 2016 estableció un endurecimiento en las penas de los delitos contra la propiedad.

“Con las modificaciones legales que se hicieron, la mayoría de los delitos contra la propiedad no tienen derecho a penas sustitutivas (sanción que no implica cárcel), porque las sanciones son tan altas, que no es posible cumplirlas en libertad. En el caso de los delitos más violentos, como los robos con violencia e intimidación, tienen penas de 5 años y 1 día hacia arriba. (…) Eso implica que la sanción sí o sí es efectiva, es decir, cárcel”, indica la abogada, Karina Ulloa.

Si usted quiere informarse más sobre alguno de estos temas o está interesado en contactarse con las abogadas Karina Ulloa o Fernanda Martínez, puede hacerlo al correo defensoraspuq@gmail.com o al teléfono +56935608522, número que han habilitado sin restricción horaria en casos urgentes por detención.

Print Friendly, PDF & Email