[VIDEO] ‘Baila que baila’: El emotivo homenaje musical a la querida “Milonga”

Miriam del Cármen Soto Cid es el nombre de la popularmente llamada “Milonga”, reconocido personaje de Punta Arenas, quien no pierde oportunidad para demostrar sus dotes de baile en cuanto acto público participa. Su particular forma de ser inspiró al cantautor magallánico Danny Perich Campana, quien rindió tributo a su presencia jovial con la canción “Baila que baila”.

A principios del 2017 surgió el instante de inspiración del reconocido músico magallánico. Según recuerda, en un afán propio de seguir la cultura musical en Magallanes comenzó a hacer registros de diversos eventos culturales, durante los cuales pudo registrar diversos videos e imágenes de Miriam, los que lo llevaron a componer la letra de la canción.

“Es un humilde homenaje para ella, a su forma de ser”, señala Perich al conversar con El Magallánico, quien confiesa que nunca fue su interés presentar la canción en algún festival o competencia. “Sólo brotó y ahí está para quien quiera tomarla y musicalizarla más allá de mi guitarra y mi voz”, añade el músico.

Pero hoy, las redes sociales y las plataformas digitales dan para mucho y permiten que la difusión de material audiovisual se haga de manera mucho más fácil, logrando hasta esta fecha en Youtube más de 2 mil reproducciones.

Todos nos hemos topado con “La Milonga” en algún punto de la ciudad, siempre preocupada de la limpieza y sin pelos en la lengua a la hora de enfrentar una injusticia. Para algunos, los que no la conocen, podría incluso ser atemorizante, pero para la mayoría, es una mujer alegre, que disfruta de cada fiesta ciudadana con un aparente y envidiable gozo. Además, es reconocida que sabe agradecer de muy buena manera cada vez que se le sirve un café, cortesía de la casa, en algún establecimiento de la ciudad.

Algo de su historia

Miriam, según consta en su acta de nacimiento, nació en julio de 1970 en la localidad de Cochamó, hija de José Soto y doña Teresa Cid.

Consagra los textos del escritor Mario Isidro Moreno que Desde muy pequeña colaboró tanto con los quehaceres del hogar como con las actividades propias del campo, sembrando papas y ayudando a sacar el pasto a las siembras. Les daba alimento a los cerdos, les ponía forraje a los ovinos y en las tardes los encerraba en su corral.

Además, afirma el escritor que a los 18 años decidió trasladarse a Punta Arenas, donde se encontraba su padre con su pareja de nombre María, que hizo las veces de madre para Miriam.

Sus primeras actividades laborales las realizó en las pesqueras Beagle y Galindo, donde moldeaba el bacalao y el centollón, y también laboraba en el desconche de erizos.

Siempre le gustó bailar, pero nunca se integró a un conjunto folklórico, aunque la danza le fascina y realiza en sus bailes sus propias coreografías, como muchos hemos podido disfrutar.

‘Baila que baila’

Nace otro día en su mirada
y en su sonrisa de amor,
el viento sopla, miles de ramas
se mueven al mismo son
y se contagia de la cadencia
al ritmo de una canción,
invitación al baile de corazón.

Es su presencia grata inocencia
que nos cambia la visión,
su movimiento rompe el esquema
que nos da la tradición
y son sus manos vivas palomas,
vuelan en cada función,
nacen los sentimientos de admiración

Baila que baila, baila la Miriam
porque es feliz al bailar,
florece el día y su alegría
nace con la libertad.

Baila que baila, baila la Miriam
contagia mi corazón,
siempre contenta , es su presencia
una llamada al amor.

Y es su destino seguir caminos
donde suene una canción,
su corazón más fuerte palpita
cuando llega la ocasión,
marcando el ritmo nada detiene
su baile, su creación,
en cada paso gana liberación.

Baila que baila, baila la Miriam…

Baila, baila porque su vida es bailar.

Print Friendly, PDF & Email