¡Nadie está libre!: Los nuevos delitos de la Ley Emilia

Magallanes es una de las regiones que destaca por las altas cifras de detenciones por manejo en estado de ebriedad, delito que preocupa a las autoridades por el riesgo que conlleva, no sólo para el que lo comete, sino para el resto de los conductores que podrían verse involucrados.

En septiembre de 2015 se promulgó la llamada “Ley Emilia”, modificación a la Ley de Tránsito que vino a endurecer las penas, estableciendo sanciones más duras a quienes conduzcan en estado de ebriedad y provoquen accidentes de tránsito.

“La modificación más significativa que introdujo la Ley Emilia es en el caso de los manejos en estado de ebriedad que provocan lesiones graves gravísimas o muerte. En esos casos, las personas que son condenadas, aun si se les establece una sanción en libertad, igualmnte tienen que cumplir un año de prisión de manera efectiva, es decir, carcel”, explicó la abogada, Fernanda Martínez Piucol.

Sin embargo, la norma también introdujo otras modificaciones, muchas veces desconocidas para los conductores, lo que ha llevado a que algunos incurran en un delito sin saberlo. “Tienen que ver con nuevos delitos, como por ejemplo, la negativa injustificada a practicarse la alcoholemia y el delito de darse a la fuga, que en realidad es no detener la marcha, no dar cuenta a la autoridad respectiva (Carabineros) y no prestar auxilio a la víctima. En el fondo, tienes un accidente y te vas”, indicó su colega, Karina Ulloa.

Además, la normativa establece una diferencia entre el ‘manejo bajo la influencia del alcohol’ y el ‘manejo en estado de ebriedad’. El primer caso es cuando la alcoholemia marca hasta 0.8 gramos de alcohol por litro de sangre; cuando se supera dicha cifra, se tipifica como ‘manejo en estado de ebriedad’. “La diferencia no va sólo en el nombre, también tiene que ver con las penas asociadas. Las sanciones son distintas. La sanción del manejo en estado de ebriedad tiene una pena privativa de libertad que parte en 61 días hasta los 540 días, más una pena de multa y suspensión de la licencia de conducir por dos años, cuando es la primera vez”, explicó Ulloa, agregando que la ley establece sanciones de manera progresiva.

“La segunda vez, ya la suspensión de licencia es por cinco años y a la tercera, se produce la cancelación de la licencia de conducir”, indicó.

En el caso del manejo bajo la influencia del alcohol, existe pena de multa y la suspensión de la licencia de conducir por un periodo más acotado, que puede ser de 1 a 4 meses.

Finalmente, acotaron que existen conductas al conducir que son delito y que no siempre se saben o se está consciente de ello, como el caso de manejar un vehículo bajo los efectos de drogas (marihuana, o pastillas, sicotropicos, etc.), que configura el mismo ilícito que el manejo en estado de ebriedad.

Si usted quiere informarse más sobre alguno de estos temas o está interesado en contactarse con las abogadas Karina Ulloa o Fernanda Martínez, puede hacerlo al correo defensoraspuq@gmail.com o al teléfono +56935608522, número que han habilitado sin restricción horaria en casos urgentes por detención.

Print Friendly, PDF & Email