Estafas reiteradas: Mujer cumplirá en libertad la pena impuesta por los jueces

Una pena de 5 años, con libertad vigilada intensiva, impusieron los jueces del Tribunal Oral en lo Penal de Punta Arenas en contra de Patricia Mireya Ojeda Ojeda, mujer que fue encontrada culpable de estafas reiteradas en contra de 28 personas, todos postulantes a la casa propia.

A las 13 horas de este martes (10 de julio), en el Centro de Justicia de Punta Arenas, se dio lectura a la parte resolutiva de la sentencia que se dictó en contra de la condenada, mujer que fue llevada a juicio por la Fiscalía tras la serie de denuncia en su contra por diversas agrupaciones de postulantes a la vivienda.

Cabe consignar que Patricia Mireya no fue encontrada culpable de estafar a dichas agrupaciones, ya que, de acuerdo a la ponderación de los jueces, no se logró acreditar su participación en dichos ilícitos. Pero, sí se acreditó que defraudó a 28 de los miembros de dichas organizaciones.

En definitiva, y pese a que no es primera vez que Ojeda se ve involucrada en un caso de estafa, fue castigada con cinco años, pero se le otorgó la modalidad de libertad vigilada intensiva por el mismo tiempo, desechándose así la pena de 7 años que estaba pidiendo el Ministerio Público.

Finalmente, cabe destacar que el magistrado Jaime Álvarez optó, en minoría, por no otorgar el cumplimiento de la sanción el libertad, argumentando la sentencia que: “El suscrito pudo advertir durante el desarrollo del juicio que sus características de personalidad (de la acusada) dan cuenta de su escasa o ninguna empatía con quienes esperanzados y motivados, por ella misma, de obtener un bien tan esencial como la casa propia, a sabiendas que dichas personas, casi con toda seguridad, se privaron de bienes esenciales en sus vidas, con dicho fin último de obtener una vivienda, procuró hacerse de dichos ahorros con la promesa sabidamente falaz de gestionarles una mejor opción para ello. Conducta ésta que repitió en múltiples ocasiones y que sólo pudo detenerse por causas independientes a su voluntad”.

Print Friendly, PDF & Email