Junji y Casa Azul del Arte estrechan lazos para la educación artísticas de párvulos

Una nueva etapa está empezando el Centro Integral Infantil de Juego y Movimiento de la Junta Nacional de Jardines Infantiles (Junji) Magallanes y Antártica Chilena, particularmente en lo que respecta a su sello cultural, con acento en las artes y la creación. Y es que gracias a una alianza con la escuela municipal Casa Azul del Arte de Punta Arenas, habrá distintas exposiciones en lo que resta del año 2018.

El edificio de la institución de educación parvularia, ubicado en Avenida Salvador Allende con calle Rancagua, fue el escenario de la ceremonia que celebró oficialmente los 23 años de la Casa Azul, cita en la que se presentaron el elenco de danza contemporánea del profesor Ariel Oyarzún con la obra “Entrepares” y el de danza educativa de Oscar Carrión.

Igualmente fueron distinguidas educadoras y técnicos en educación inicial que participaron de un taller de capacitación del centro cultural, actividad de extensión de Casa Azul, buscando que cuenten con nuevas competencias y técnicas del área de las artes visuales, las que puedan entregar a los párvulos de la comuna.

Las homenajeadas fueron Camila González, Elizabeth Saldivia, María Isabel Paredes, Ana María Glos, Ivonne Vargas, Pamela Vargas, Angélica Muñoz, Ximena Zúñiga, Nathaly Delgado y Camila Cárdenas, las que se desempeñan en distintas unidades, tanto de la Junji como de otras instituciones.

En el Centro Integral fueron inauguradas dos exhibiciones, que se mantendrán en el edificio hasta fines del mes de julio de 2018. Una de ellas se denomina “Autorretratos”, con obras hechas por alumnos de los talleres de artes visuales, desde los tres años de vida hasta los adultos, los que aplicaron distintas técnicas como témpera, ecograbado y pintura.

La segunda se llama “Línea, color y volumen”, una selección de 64 trabajos hechos por las educadoras antes mencionadas y que recibieron un certificado por su participación.

La directora de la Casa Azul del Arte, Janette Contreras Sepúlveda, afirmó que el espacio compartido por la Junji “es maravilloso y debe ser aprovechado por la comunidad. En la Casa Azul los niños crean y las educadoras se capacitan, desarrollándose en todas las áreas del arte. Estoy feliz de compartir sus logros”.

En tanto, la educadora del Centro Integral de la Junji, Paola Sáez Oyarzún, manifestó su alegría por el enfoque que brinda la institución. “Vamos a tener permanentemente muestras de arte regional, cerca para los niños que visitan el lugar. La idea es que los jardines que roten y las familias de los párvulos del Programa Comunicacional puedan tener a disposición distintas expresiones”.

Print Friendly, PDF & Email