Pequeños ganaderos buscan revivir el “boom lechero” de Magallanes

Las lecherías del pasado aportaron las proteínas y vitaminas a los habitantes del austro. Estaban desperdigadas por todos lados, con reparto a domicilio y entregas que llegaban hasta los 5000 litros diarios. Un boom que comenzó a decaer a fines de los años ochenta. Hoy, apenas sobreviven diez productores que en total no suman más de 120 vacas para abastecer a todo Punta Arenas.

Con el objetivo de cambiar esa realidad y recuperar el éxito del pasado, el Instituto de Desarrollo Agropecuario (Indap), realizó capacitaciones destinadas a mejorar la calidad de la leche y la incorporación de tecnologías y prácticas que aseguren el control higiénico de todo el proceso de ordeña.

Durante dos días los productores aprendieron las condiciones necesarias para producir leche de calidad y las técnicas que aseguran el control higiénico de todo el proceso de ordeña, en un taller organizado por Indap y financiado por el Gobierno Regional.

Uno de los beneficiados fue José Luis Mallada, que representa a la tercera generación de lecheros en su familia. Su abuelo llegó de España, en la década del veinte e inicio la primera lechería arrendando vacas hasta tener las propias. Desde entonces que existe con el nombre de la “La Granja Asturiana”. “Hemos tenido momentos muy difíciles, pero seguimos y es que uno vive de esto prácticamente y queremos darle un vuelco y hacer un producto de calidad, con todas las normas que exige sanidad. Hoy día la gente de nuevo está prefiriendo lo natural y por mucho que la leche en caja diga que es entera, no hay nada como la leche fresca, esa es nuestra ventaja”, señaló.

En esta ocasión las clases estuvieron orientadas principalmente a la salud mamaria del animal, y a las técnicas que permiten identificar la calidad de la leche y sus parámetros. También los componentes que intervienen en el proceso de ordeño y toda la higiene que demanda cada etapa.

 

Print Friendly, PDF & Email