Ejército inició segunda fase del Proyecto Hielo en la Antártica

El pasado lunes (19 de febrero), en la Base Bernardo O’Higgins, autoridades militares y políticas del país, se trasladaron hasta el continente blanco donde realizaron diversas actividades para celebrar las siete décadas de presencia militar e ininterrumpida en la Antártica.

En la conmemoración, estuvo la gobernadora de la Provincia Antártica, Daniela Muñoz, junto al comandante de Operaciones Terrestres, general de división Luis Espinoza Arenas; el comandante de la V división de Ejército y comandante del comando conjunto austral, Óscar Mezzano Escanilla y la dotación del Ejército de Chile en la base O’Higgins.

En enero, la Presidenta Michelle Bachelet y el ministro de Defensa Nacional, José Antonio Gómez, visitaron Punta Arenas en el marco de este 70º aniversario, oportunidad en la que la jefa de Estado firmó la réplica de la carta topográfica del territorio antártico del año 1948; puesto que la auténtica fue firmada por el Presidente Gabriel González Videla y por el ex Comandante en Jefe del Ejército, Ramón Cañas Montalva, durante la inauguración de la base el 18 de febrero de 1948.

Dicha réplica, se trasladó a la base O’Higgins, para ser incorporada en la cápsula del tiempo en la base del busto de O’Higgins y que será abierta cuando se conmemoren 100 años de presencia en el continente blanco.

Para el Ejército de Chile es muy relevante celebrar estos 70 años de presencia ininterrumpida en el contexto de las pretensiones de soberanía que nuestra nación tiene en el continente antártico. Además, es una forma de resaltar el sacrificio que han hecho las distintas dotaciones. Hay más de 1.100 militares que han cumplido funciones en esta base y es un motivo para celebrar”, enfatizó el general de división, Luis Espinoza Arenas.

Además, la autoridad militar explicó la importancia que tiene la labor del Ejército en términos del apoyo al Inach, puesto que “nuestras dotaciones permiten que los científicos realicen con seguridad su trabajo, como también la capacidad de instalar en la base sus laboratorios, para que ellos conservar las muestras que son de utilidad para su trabajo científico”.

Finalmente, y en lo que tiene que ver con la segunda fase del “Proyecto Hielo”, se contempla la construcción de una sala de motores, que va a permitir mejorar los estándares de seguridad de la base y disminuir las emisiones acústicas; que además se implementarán 6 estanques de combustible.

Print Friendly, PDF & Email