Más de 250 presos inician huelga de hambre en la cárcel de Punta Arenas

La tarde de este sábado (6 de enero), trascendió que gran parte de la población penal de la cárcel de Punta Arenas, habrían iniciado una huelga de hambre, en protesta por el endurecimiento de las medidas de control en el ingreso de alimentos y productos de limpieza al recinto. Pese al trascendido, la institución informó que no se ha hecho entrega de un petitorio oficial.

Lo anterior le fue consultado al director regional de Gendarmería, coronel Manuel Palacios, quien afirmó que la institución no ha sido notificada formalmente por parte de los internos de ninguna medida de presión, aunque sí señaló que habría molestia al interior del penal por la implementación de mayores restricciones en el ingreso de productos y alimentación al recinto.

“Oficialmente no se nos ha comunicado nada, pero consultado el jefe del penal me señaló que existe molestia, ya que se han implementado medidas que son instrucción nacional, y que nosotros hemos venido informando a la población penal y a los familiares hace por lo menos dos meses”, afirmó el director regional.

En la actualidad la cárcel de la capital regional mantiene 302 personas privadas de libertad, de las cuales 39 permanecen internados en el pabellón de imputados, siendo solo ellos los que no se habrían plegado a la movilización.

En lo concreto, según se informó desde el interior del recinto, la movilización obedecería a las nuevas instrucciones que han restringido el ingreso de alimentación, además de útiles de aseo personal a los internos, lo que habría terminado por detonar no sólo el malestar de los internos, sino que incluso tensión con los funcionarios de la guardia interna que trabajan directamente con ellos.

Oficialmente no se ha emitido un petitorio, informó la jefatura regional, lo que podría formalizarse en las próximas horas, las cuales, entre otros planteamientos, aludirían a que los familiares no pueden llevarle comida a las personas privadas de libertad, y sólo se estaría autorizando un rollo de papel higiénico en la semana.

Por su parte, el suboficial Ronald Zúñiga, presidente regional de la Asociación Nacional de Suboficiales de Gendarmería (Ansog), señaló al respecto que “existe una preocupación de parte del personal que trabaja de forma directa con la población penal, debido a que somos los que damos la cara día a día, y esta situación ponen en peligro la comunicación e integridad física de nuestros funcionarios. Además, no podemos olvidar que somos los encargados de rehabilitar y apoyar a las personas privadas de libertad (…) esta situación nos trae conflictos con la población y daña las relaciones mutuas que en esta región son buenas”, comentó.

Print Friendly, PDF & Email