Gabriel Boric: “Éste va a ser mi último período como diputado”

Se presenta por segunda vez a disputar un cupo en la Cámara Baja, aunque en esta oportunidad, con más experiencia y un respaldo político detrás. Se trata de Gabriel Boric, quien hace cuatro años fue la sorpresa eleccionaria, toda vez que nadie se imaginaba el tremendo respaldo que obtendría, alcanzando la más alta mayoría, con más de 15 mil votos como independiente. Esta vez con más del doble de candidaturas a diputado, Boric asegura que sus herramientas son otras, aunque anunció que éste sería el último periodo en el cargo, sin saber aún si continuará en la política o se dedicará a potenciar su carrera profesional.

En el periodo anterior, usted fue la alternativa joven de las candidaturas a diputado. ¿Cuál va a ser hoy la fortaleza de Gabriel Boric? 
“Yo creo que lo importante es el debate de ideas más que la edad que uno tenga y en ese sentido, mi apuesta es que en la campaña esto no sea una cuestión de quién pone más lucas o más neumáticos en la calle, sino de quién presenta las mejores ideas para Magallanes y para el país. Creo que el mejor argumento que tenemos es el trabajo que hemos realizado. En Magallanes, por ejemplo, nuestro trabajo para frenar el avance de la industria de la salmonicultura por los costos asociados que trae; la propuesta que hicimos para diversificar la matriz energética en nuestra región; el trabajo que hicimos con la comunidad en conjunto con otras autoridades, como el cambio de hora, la regulación de la tarifa del gas, o el mismo caso del feriado regional; y a nivel nacional, las peleas que hemos dado por la educación pública, por terminar con el sistema de AFP, por la reforma laboral, el trabajo que hemos desarrollado con los sindicatos, entre otras cosas. Esos son los temas que nosotros vamos a poner en el centro del debate ahora y espero que los magallánicos tengan a bien el darnos la oportunidad de representarlos por cuatro años más, porque yo firmé un compromiso la semana pasada para que no pueda existir más de una reelección por cargo. Y por lo tanto, éste va a ser mi último período como diputado”.

Hay quienes dicen que se ha alejado de la región y se ha dedicado más a hacer política a nivel nacional. ¿Cómo respondería a esas críticas?
“Yo creo que cuando un parlamentario logra tener una vocería nacional, se genera un contraste que alguna gente resiente y donde hay interesados que van a tratar de potenciar una imagen de falta de compromiso con la región. Pero eso es absolutamente falso. Y eso se lo pueden preguntar a los sindicatos con los que hemos trabajado, a los trabajadores del sector público, a los vecinos del condominio San Ignacio o con la junta de vecinos de Agua Fresca. Pueden preguntarle a la Asamblea de ciudadanos de Última Esperanza o a la familia de Diego Manquemilla en Porvenir. Entonces, ese argumento que se trata de instalar (…) creo que va a caer por su propio peso. Ahora, eso no significa que yo esté confiado. Creo que en política uno tiene que ser siempre humilde y estar dispuesto a reconocer errores que se hayan cometido. Y nosotros siempre estamos tratando de revisar nuestro actuar para que los magallánicos se sientan orgullosos del trabajo que estamos realizando”.

¿En qué quedó la denuncia que existió por tráfico de influencias, donde usted fue aludido a raíz de la compra por parte del Serviu, de un terreno que era de su padre? ¿Lo citaron a declarar?
“Nunca me citaron a nada. Yo siempre he señalado que como figura pública tengo que estar dispuesto al escrutinio público más severo. Es lamentable cuando se trata de involucrar a mi familia en actos de esas características, pero que entiendo que es parte de… y por lo tanto, siempre he tenido la disponibilidad para demostrar que no he cometido, no solamente ningún acto ilegal, sino tampoco ninguna falta a la ética. Yo jamás he realizado ningún tipo de gestión ni nada para favorecer ni a familiares, ni amigos, ni a personas directa o indirectamente con compraventas de terrenos o ningún otro tipo de beneficios por parte del Estado. Por lo tanto, quienes realizaron esas denuncias tratando de enlodar o manchar la imagen que legítimamente nos hemos construido, son ellos los que tienen que dar explicaciones. La carga de la prueba está en el que acusa, y yo siempre he estado dispuesto a defenderme, porque tengo plena conciencia de que no he hecho nada que falte a la ética ni a la ley. Pero esto, como muchas otras denuncias que tiran al boleo, quedó ahí y no se demostró absolutamente nada”.

¿Se le notificó ya del cierre de la investigación?
“A mí personalmente, nunca se me notificó de nada. Además era una querella contra quienes resulten responsables y yo me imagino que como no se acreditó ninguna responsabilidad, quedó en nada. Pero nunca fui notificado judicialmente ni nadie tampoco se acercó a preguntarme en serio si había utilizado algo, más allá de las declaraciones de prensa altisonantes que se pueden haber hecho en algún momento. Pero yo siempre he dicho que estoy totalmente disponible y con las manos abiertas para responder cualquier duda en éste o en otro sentido”.

 

 

 

Print Friendly, PDF & Email